Monitor Nacional
Independientes
Coherencia y Libertad | Mauricio Arellano
29 de septiembre de 2015 - 11:53 am
Candidatura-MN
¿Cuánto pueden ser independientes los independientes realmente? es una pregunta que la gente se deberá hacer muy seriamente

Hoy en día, cuando parece que la POLÍTICA está acabada, surge una nueva moda para darle una nueva credibilidad, una confianza que no tenía, una esperanza para la gente que ya no tenía ninguna, un nuevo camino para todos aquellos que ya pensaban que este sistema político estaba en sus últimos momentos, que se había convertido en un callejón sin salida: LOS INDEPENDIENTES.

Pero ahora el problema va a ser ¿Cuánto pueden ser independientes los independientes realmente?  es una pregunta que la gente se deberá hacer muy seriamente.

Estos nuevos Broncos, Kumamotos, Clouthiers y veremos aparecer mucho más en el transcurso de los años, ¿Quienes son? y entonces tendremos que evaluar si alguien puede realmente ser independiente cuando militó toda su vida en un partido político, o si tuvo cargos de mucha importancia en la administración pública porque algún partido lo puso allí o si realmente alguien puede ser independiente aun cuando toda su familia ha pertenecido o pertenece a algún partido.

Si de por si era difícil para los ciudadanos identificar cuáles eran las posiciones ideológicas y programas de gobierno de los partidos y sus candidatos, ahora  lo será mas, porque en realidad la gente comprendía la marca y…  ya mas o menos sabía qué esperar del PRI, PAN , PRD, PT, MC, PANAL, y PVEM.  Sin embargo me pongo a pensar, que es lo que realmente la gente llegará a comprender y luego a comprar por medio de un voto aun mas a ciegas. Digo esto ya que estos independientes si bien deben generar una plataforma electoral, no tienen un estatuto, declaración de principios, programa de acción, muchas veces ni si quiera oficinas estables en donde la gente pueda platicar con ellos o exigirles alguna promesa hecha en la campaña. Mucho me temo que en realidad la sociedad pueda tomar una decisión electoral ya no a poca luz como antes, sino completamente a ciegas.

Como toda marca, los partidos políticos se supone que eran, por así decirlo, fábricas de políticos similares; con las mismas características y que tenían la misma ideología, pero, ¿que pasara cuando un  sin fin de candidatos de los que no sabemos nada, se postulen y la sociedad harta de los partidos vote por ellos? ¿solo para castigar a los partidos políticos? y premie con su voto a gente que no tiene en realidad el conocimiento, la vocación de servicio o incluso una experiencia mínima en el quehacer público. Antes los partidos políticos fungían como un muy mal control de calidad de los candidatos postulados, ¿pero ahora quien vigilará eso?… ojala que su servidor esté equivocado, pero puede ser un choque muy duro con una realidad aún peor, el que tengamos funcionarios/políticos “independientes”. Porque literalmente no vamos ni siquiera a saber a qué intereses sirven, por lo menos ya sabíamos cuales eran los intereses de los partidos, ahora deberemos descubrir cuales son los intereses de los CANDIDATOS INDEPENDIENTES. Solo que no se nos olvide que a esos candidatos independientes la sociedad los está pidiendo, exigiendo y eligiendo.

Ya veremos en los próximos meses y años. Espero en verdad que las candidaturas independientes funcionen para crear una mejor democracia, pero luego reflexiono sobre cuantas cosas he visto corromperse en  México … y comienzo a tener mis dudas y reservas.

TAGS: , ,