Monitor Nacional
¿Informar amerita sentencia de muerte?
Mi humilde opinión | Carla Portilla
27 de abril de 2017 - 11:57 am
columnaperiodismo-monitor
El acceso a la información es un derecho fundamental, pero sin informantes ¿cómo ejerceríamos este derecho?

El pasado 14 de abril fue asesinado en nuestro país Max Rodríguez, periodista que cubría la fuente policial en Colectivo Pericú, un medio de Baja California Sur. El asesinato se llevó a cabo al medio día y consistió en una serie de balazos; el homicidio de Rodríguez es el cuarto de un periodista en México en el transcurso de un mes y medio.

Así es, 4 periodistas en tan sólo un mes y medio, y lo peor es que estos sucesos no son novedad en nuestro país. Sólamente el año pasado fueron asesinados 11,  hubo 426 agresiones contra la prensa y aún hay 23 periodistas desaparecidos, esto nos pone a pensar ¿por qué son castigadas estas personas?, ¿acaso el informar es un delito que debe ser castigado?

El acceso a la información es un derecho fundamental, pero sin informantes ¿cómo ejerceríamos este derecho? Día a día un oficio que es indispensable para cumplir con nuestros derechos humanos se vuelve más peligroso y el miedo poco a poco consume los medios de información fidedigna. ¿Qué pasa México? ¿qué quieres esconder? desde los niveles de censura que se ejercen en los medios de comunicación hasta las desapariciones y asesinatos de distintos informantes, se quebranta nuestra constitución y se violan nuestros derechos humanos.

Cabe resaltar que según los artículos 6 y 7 de nuestra constitución, como ciudadanos contamos con derecho a la libertad de opinión, y cito el artículo 7: “Inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia.”. En mi humilde opinión, nuestros gobernantes deberían darle una leída a la constitución en vez de utilizarla como pisapapeles, pues son los primeros en quebrantar muchos de sus artículos, lo cual es algo indignante y triste, ya que siendo nuestros representantes deberían asegurarse que dichos artículos se cumplan, pero al igual que los grupos criminales, aunque está demás decir que en múltiples ocasiones ambos van de la mano, buscan ocultar la verdad para no sufrir repercusiones sin importarles la cantidad de derechos y vidas que tengan que quebrantar  a su paso.

Estamos viviendo bajo un régimen del miedo. Yo no quiero tener miedo, yo no temo a informarme para saber lo que pasa en mi país ni a alzar la voz ante las injusticias, así como nadie debería de tener miedo a investigar e informar a los demás, a cumplir con su deber y  aprovechar los derechos que se supone se nos han otorgado. Yo no tengo miedo, y sé que no soy la única. Somos muchas las personas con sed de justicia y que no vamos a permitirnos ser oprimidos por la ignorancia y el miedo a saber y a decir la verdad.

TAGS: , , , ,