Ver más de Opinión

INMORTALIDAD : Desterremos a los no indispensables

 

No estamos acostumbrados a la muerte a pesar de que en México cada 2 de noviembre tenemos una gran celebración para aquellos que han partido dejando huella; y cuando ésta llega, nos rompe el alma y vuelca el arrepentimiento.

Hace unos días estuve de luto por el fallecimiento de uno de los hermanos de mi madre, y de pronto me sentía como en shock; pues habían pasado 16 años sin que un familiar directo muriera. Un tiempo suficiente como para olvidar que tarde o temprano todos pasaremos a la otra vida sin llevarnos nada, sin importarnos nadie y dejando atrás a algunos cuantos dolientes.

 

Al inicio estaba como ido, mi mente no alcanzaba a comprender que alguien que tenía un tiempo pidiéndome venir a visitarme y a desayunar conmigo, haya fallecido de un momento a otro. Nunca fuimos demasiado cercanos, pero he de reconocer que los últimos 4 años de su vida, desde que yo llegué a México, él siempre me trato con mucho afecto y respeto.

 

Entre las cosas que descubrí, pude notar que aún hay persona que son amigos verdaderos; aquellos que se dignaron a acompañarme al velorio aún sin invitación. Pude reafirmar la lealtad al mirar que NO todos los que hoy se dicen mis amigos lo son, o simplemente se preocupan más por lo que ellos necesitan que por lo que yo pueda ocupar. Así mismo pude tomar el tiempo para reflexionar sobre el tipo de personas de las cuales quiero rodearme al paso de los siguientes años, claro, contando que me quede mucha vida por delante.

 

Considero que necesito fortalecer mi relación con mis padres, con mi hermana e incluso con mi familia cercana. Hace un mes más o menos escuché de uno de mis amigos decir que “NADIE ES INDISPENSABLE” y lo escuché el día de ayer de otra persona cercana; y me reventó la cabeza que la gente piense esa estupidez. Quizás nadie es indispensable para ellos, pero desde mi punto de vista; yo sí tengo personas a las que amo y que considero indispensables en mi camino para que todo fluya en armonía.

Creo firmemente que es estúpido ir por ahí repitiendo lo trillado, diciendo que todos somos reemplazables, porque la realidad es que no. Si diéramos peso a las personas por lo que son, por lo que nos aportan y por lo que merecen; podríamos saber que realmente NO todos somos remplazables, pues siempre habrá una diferencia entre cada uno de los seres que pisan nuestro camino.

 

La vida es corta, el olvido es largo y el camino es incierto; por lo tanto, me he decidido a enfocarme en mí y en las cosas que vale la alegría vivir.

 

¿Tú consideras que tus padres, hijos, pareja o amigos, son reemplazables?

 

Quizás es el momento de preguntarte si hace falta que cambies de ideología o que te saques la basura de la cabeza para poder evolucionar. Ya es tiempo de dejar de pensar como los demás, hay que construir, luchar, seguir, creer, vivir y es momento de matar el conformismo de la educación que nos implantaron hace años; hay que reventar muros sociales y construir nuevas perspectivas de vida.

 

Y sí, yo sí creo que hay gente que es indispensable, para inspirarnos, para amarnos, para impulsarnos; sí hay gente que es indispensable para cumplir una meta, para sacarnos una sonrisa y para quedarse a nuestro lado, sí hay gente que es INDISPENSABLE.

La inmortalidad no existe, la vida no es eterna y la incomodidad siempre es pasajera, así que vamos, sonríe, te invito a volar…

Twitter: @RenteriaEdd