Monitor Nacional
Inside Out
Portada | David Moreno
25 de junio de 2015 - 5:26 pm
InsideOut-MN
El mundo interior que muestra la película es el de una pre adolescente de once años llamada Riley

En la maravillosa Cosmos, Neil DeGrasse Tyson dedica un capítulo entero a hablar del pequeño universo que somos cada uno de los seres vivos de este planeta. La idea siempre me ha parecido fascinante. De niño solía pensar que en mi interior existían miles de habitantes que controlaban todas y cada una de las funciones de mi mente y cuerpo. Imaginaba que estas pequeñas y humanizadas criaturas habitaban en los diferentes órganos de todo mi organismo en pequeñas ciudades y trabajaban en diferentes centros de control. Supongo que no fui el único infante que tuvo tales fantasías.

El cine, por supuesto, se ha encargado de llevar esa imaginativa a la pantalla. Osmosis Jones de los hermanos Farelly me parece uno de los mejores ejercicios. La película narra la historia de una célula blanca que tenía que destruir un virus invasor en el cuerpo de un hombre de edad mediana lo que su a su vez ponía a todo un mundo en riesgo. Imaginativa y divertida, Osmosis Jones es una aventura en la que recrea como el cuerpo trabaja en caso de una infección en un asunto que termina por ser de vida o muerte.

Inside Out – la más reciente aventura fílmica de Pixar – también juega con la fantasía de que en nuestro interior existe un pequeño universo trabajando. Pero a diferencia del filme de los Farelly, Pete Docter y Ronaldo del Carmen deciden centrarse en el lado emocional y afectivo de los seres humanos, creando un mundo en el que los estados de ánimo, los recuerdos y los lazos afectivos son controlados por un grupo de pequeños seres que trabajan para ayudarnos a tomar decisiones, para ayudarnos aformarnos como seres humanos, para brindarnos de una personalidad única.

El mundo interior que muestra la película es el de una pre adolescente de once años llamada Riley (la debutante Kaitlyn Dias) quien lleva una vida tranquila y feliz en Minessota en compañía de su Padre (Kyle McLachlan) y su Madre (Diane Lane) guiada por cinco emociones que se encargan de regular su comportamiento, las emociones y los recuerdos que de ellas emanan. Joy (Amy Poehler, extraordinaria) es quien está cargo del grupo. Su intención es brindar toda la alegría posible a Riley lo que le lleva a hacer a un lado al resto de sus compañeros particularmente a Sadness (Phyllys Smith, enternecedora)  a quien culpa de todos los momentos tristes por los que pasa la niña en la que viven. Le acompañan Fear (Bill Hader, hilarante), Anger (Lewis Black, genial) y Disgust (Mindy Kaling). Los cinco serán los encargados de las reacciones emocionales de Riley y junto a ella tendrán que aprender – a partir de una mudanza a la ciudad de San Francisco – a lidiar con las diversas situaciones que se presentan en el proceso de crecimiento. Las cosas se complicarán cuando Joy y Sadness caen accidentalmente en el complejo laberinto que representa la memoria a largo plazo de Riley, generando una confusión en todo el sistema emocional de la chica.

Lo que sigue es un emotivo, evocador e introspectivo viaje hacía el proceso de crecer y a los cambios que deben enfrentarse en el camino. Docter y del Carmen van a desarrollar su película en dos mundos paralelos que viven en un permanente estado de co-dependencia, pues lo que sucede al interior de Riley terminará por afectar a todo su entorno exterior. Ambos mundos resultan entrañables porque inteligentemente el filme apelará a momentos que resultarán familiares a todos los espectadores pues existe un importante dejo en Inside Out de esa nostalgia que es inherente a todo cambio, a todo recuerdo, a todo aquello que nos mueve a desarrollarnos y a conformar una personalidad que nos hace entes únicos, diferentes, capaces de generar relaciones afectivas con familiares y amigos.

Inside Out se inscribe perfectamente en el emocional estilo para hacer cine animado de Pixar. Se trata de una obra auténtica, original y entretenida que se convierte en una Oda a la Tristeza. Pero a diferencia del Poema de Pablo Neruda que lleva ese nombre y que pedía su destierro de la casa del Poeta, Inside Out termina por ser una reivindicación de ese natural e indispensable sentimiento que poseemos todos los seres humanos. Es un recordatorio de que la vida está llena tanto de alegrías, como de enojos, miedos, desagrados y momentos tristes. Es un recordatorio de la importancia que tienen los sueños, la imaginación, el mundo lúdico que habita en cada cabeza, en cada pequeño e individual universo que somos los seres vivos. Un filme que termina por recordarnos que sí, somos entidades orgánicas, intelectuales pero también emotivas y ello es quizá lo que termina por diferenciarnos a los humanos de la mayoría de los seres con los que compartimos la vida en el planeta.

Un logro…

TAGS: , ,