Monitor Nacional
Invisibilidad regional e internacional de Haití
Latinoamérica | Redacción
29 de noviembre de 2016 - 10:14 am
haiti_Monitor_Nacional
Es necesario que se creen instituciones sólidas en este país para que realmente pueda tenerse un desarrollo político, económico y social que permita resolver la situación que es urgente

Haití ha sido un país que ha quedado en el olvido a lo largo de su historia, lo anterior lo podemos analizar en dos niveles, a nivel regional y a nivel internacional.

Para entrar en contexto de la gravedad de la situación en que se encuentra este país es necesario conocer lo siguiente; de acuerdo con datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Haití cuenta con una población de 10,711,067; el 59% de la población vive por debajo del umbral de pobreza de 2.42 dólares al día, mientras que un 24 por ciento de la población vive por debajo del umbral de la pobreza extrema de 1.23 dólares al día. Un estimado de 3.6 millones de haitianos se encuentran en situación de seguridad alimentaria, y 1.5 millones de esta cifra se encuentran en el límite de la desnutrición. Para darnos una idea más general, el PIB percapita es de 846 dólares; como si esto no fuera poco, Haití se encuentra en el lugar 163 de 187 países en el Índice de Desarrollo Humano. Por otra parte, la esperanza de vida de un haitiano al nacer es de 63 años, de acuerdo con datos del Banco Mundial; aunado a lo anterior, la tasa de desempleo es del 40%. Son números alarmantes si los comparamos con los demás países latinoamericanos; pensamos que estos números sólo están presentes en países africanos, al mismo tiempo ignoramos que tenemos un caso muy cercano a nosotros.

Tal parece ser que cuando un país no representa una oportunidad de negocios para otro es muy poco atractivo invertir en ese país, en especial, cuando se enfrenta a una crisis que compromete la supervivencia del estado y la población. Este país no tiene petróleo que ofrecer ni las condiciones de seguridad para poder establecer fábricas o empresas de cualquier índole; lo que lo hace poco atractivo para la inversión. Por otra parte, se enfrentó a una de las peores sequías que ha tenido en los últimos años, por lo que cualquier esfuerzo para poder exportar productos agrícolas se ve mermado, además, esto en realidad no representa un ingreso importante.

Retomando mi punto anterior, Haití ha quedado en el olvido a nivel regional; se ha tornado casi invisible para los países de América Latina, aunque hay países que han brindado apoyo desplegando personal para los cascos azules, no se ha hecho de manera regional en sí; además, tal parece ser que los latinoamericanos no están conscientes de la gravedad de los problemas que se viven en el país caribeño. Aunque en este caso podemos notar una excepción, Venezuela ha sido un país cercano a Haití en el momento de ayuda humanitaria; Venezuela envió el lunes 14 de noviembre del presente año un equipo para la rehabilitación y construcción de viviendas tras la catástrofe vivida por el huracán Matthew; además, envió un total de 40 doctores venezolanos que han atendido un total aproximado de seis mil pacientes.

Por otro lado, el país haitiano forma parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) como miembro fundador. Esta Organización ha tenido un papel limitado en la ayuda para Haití ya que solo se ha reservado en ayuda política; los últimos artículos publicados por la misma solo tratan sobre el apoyo para poder realizar elecciones. Cabe destacar que los cuatro pilares fundamentales de esta organización regional son los siguientes: democracia, derechos humanos, seguridad y desarrollo, aunque es cierto que las intervenciones han quedado en el pasado con la Guerra Fría, todavía se debe de velar por el bienestar de los miembros. Con las cifras antes vistas podemos observar que dichos pilares no han sido del todo aplicados en el caso haitiano; nación que ha sido dejada de lado en la agenda de esta organización. Un país miembro que ha estado de cerca en el socorro a Haití es Estados Unidos, aunque solo se ha limitado en brindar ayuda humanitaria.

A nivel internacional se tiene la ayuda de las Naciones Unidas con la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití; resolución tomada por el Consejo de Seguridad en el año 2004. De acuerdo con las Naciones Unidas el objetivo de esta misión es recuperar, reconstruir y estabilizar el país. Han pasado ya 12 años desde el inicio de esta misión y no se ha visto más que la ayuda humanitaria que han brindado, que no es despreciable, pero no es suficiente para poder solventar las problemáticas que azotan a este país caribeño.

Es necesario que se creen instituciones sólidas en este país para que realmente pueda tenerse un desarrollo político, económico y social que permita resolver la situación que es urgente. Con lo anterior no me refiero a que se creen instituciones desde una visión de arriba hacia abajo, es decir, que el proyecto esté planeado desde una orientación organizacional, sino tomar las bases de lo que requiere la población y tomar en cuenta los aspectos que hacen únicos a los haitianos. Se ha demostrado en otras intervenciones por parte de la ONU que las instituciones creadas no han funcionado porque han sido diseñadas desde esa perspectiva, sin realmente tomar en cuenta los factores internos y la manera en la que la sociedad del país en cuestión se desenvuelve. Por lo anterior, es necesario que un proyecto sea gestionado desde la base de la sociedad para que realmente sea efectivo y no quede solamente en buenas intenciones como lo ha demostrado la OEA.  El proyecto de desarrollo que tendría que implementarse debe de ser autosostenible para que en un futuro Haití pueda funcionar por sí solo en todos los ámbitos que requiere un estado.

Alejandro Cortés Juárez

Estudiante del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Campus Gdl.

TAGS: , , ,