Monitor Nacional
Irlanda y México: dos caminos distintos hacia la igualdad en la diversidad sexual
Simposios Migrantes | Andrea Martinez
24 de junio de 2015 - 9:09 am
Irlandeses-MN
Ambos son países post-coloniales, con una historia sangrienta por parte de sus colonizadores (España y Gran Bretaña respectivamente)

A simple vista, Irlanda y México tienen poco en común. No existen intereses relevantes entre ellas a nivel político, económico y regional. Históricamente el mayor evento que las une es el Batallón de San Patricio,  formado por 175 soldados irlandeses que apoyaron a México en la guerra contra Estados Unidos de 1846 a 1848. Por otra parte, tal vez hayamos escuchado sobre el famoso Día de San Patricio donde ríos de cerveza verde se ingieren para celebrar al patrón de la isla. Sin embargo, en un análisis más detallado encontramos varios factores históricos en común.

Ambos son países post-coloniales, con una historia sangrienta por parte de sus colonizadores (España y Gran Bretaña respectivamente). Por lo tanto, han sido rezagados y discriminados por sus vecinos cuyo rol histórico ha sido hegemónico . Como ejemplo, para Irlanda la Unión Europea define sus políticas económicas y lo mismo sucede para México por parte de Estados Unidos.  La Iglesia Católica tiene aún una fuerza innegable en ambos países lo que constituye una sociedad principalmente conservadora. Y finalmente, Irlanda y México comparten el proceso de independencia y de lucha hacia una estabilidad económica cuyo futuro es aún incierto (más para nosotros que para los irlandeses).  Estas características en común hacen que los irlandeses y los mexicanos compartan algunos aspectos de personalidad: la mayor parte son católicos, su identidad nacional es un referente importante ya sea por medio del fútbol o de sus costumbres, son gente cálida y amable en comparación con muchos de sus vecinos, el alcohol rige gran parte de su vida social, y su idea de progreso casi siempre viene de fuera, queriendo imitar a naciones “más progresistas”.

Vistos dentro de la Unión Europea como estereotípicamente pueblerinos, sin educación y alcohólicos (una versión light de los comentarios de Donald Trump sobre los mexicanos), los irlandeses han buscado cambiar su imagen a nivel internacional por medio de la educación, su política de neutralidad a nivel internacional, y su empeño por un cambio drástico en sus creencias hacia una posición más liberal. Un ejemplo de esto fue el reciente referéndum del 22 de Mayo para el reconocimiento del matrimonio gay en la constitución. Con 60% de los votantes acudiendo a las urnas (en México fue el 47% el pasado 7 de Junio), la campaña del “sí” ganó a nivel nacional por 62% . Después de meses en campaña, tocando de puerta en puerta explicándole a los ciudadanos la importancia de su participación en el referéndum y de un involucramiento social que no se había visto en Irlanda durante décadas, el referéndum fue un éxito en todos sentidos. No sólo se logró un alto porcentaje de participación ciudadana sino que Irlanda fue el primer país en reconocer el matrimonio gay por medio del voto popular, estableciéndose como un ejemplo de democracia y de progreso. Una sociedad que hace 50 años era considerada como arcaica y conservadora elije por mayoría el reconocer la diversidad  y defender la igualdad.  Con el referéndum Irlanda demostró que es una sociedad cambiante y que se adapta a sus tiempos.

México, como bien sabemos, vive un momento histórico muy distinto, aunque la semana pasada la Suprema Corte de Justicia se posicionó en respaldo de los enlaces homosexuales por medio de una tesis jurisprudencial que declara inconstitucionales aquellos códigos civiles en los estados donde el matrimonio es entendido como la unión entre hombre y mujer ya que tiene como propósito la procreación. Por medio de esta declaración, la igualdad entre parejas homosexuales y heterosexuales es reconocida por la ley. Aunque Quintana Roo, el D.F. y Coahuila ya habían reconocido al matrimonio homosexual, ahora se puede considerar un avance a nivel nacional.

Irlanda y México son países que han luchado durante el siglo XX para consolidarse como naciones independientes, estables y soberanas. La pobreza y las crisis económicas han sido parte del paisaje social en ambas naciones. Sin embargo, estas sociedades siguen luchando en distintos ámbitos para empujar a sus poblaciones, sus políticas y sus leyes hacia delante. El triunfo de Irlanda en su referéndum radica en que fue el pueblo quien tomó la decisión, un gran ejemplo de la práctica democrática. La Suprema Corte mexicana, en representación de la libertad, la constitucionalidad y el progreso emitió su decisión, que a pesar de sus opositores, será bienvenida por los defensores de los derechos humanos a nivel nacional e internacional. A Irlanda todavía le queda el referéndum sobre el aborto, el cuál ha causado polémica durante décadas, pero lo que es definitivo es que este año, ambos países disfrutarán el día del Orgullo Gay con una gran alegría. Happy Pride!!

Información de: CNN México, CNN Español, The Irish times, El País Internacional, RTE News.

TAGS: , , ,