Monitor Nacional
Jalisco, mujeres y violencia
Opinión | Sofia Monserrat
19 de abril de 2016 - 4:30 pm
mn6
Latinoamérica sigue siendo la región más violenta del planeta en términos de seguridad social según estadísticas del Índice de Paz Mundial del 2015

Latinoamérica sigue siendo la región más violenta del planeta en términos de seguridad social según estadísticas del Índice de Paz Mundial del 2015. Dentro de la región de américa central y el caribe, México continúa siendo el país peor renqueado. Y de todo el continente, el segundo país más violento después de Colombia. Este índice, que desde el 2008 publica de manera anual las estadísticas de paz en el mundo, califica a 162 países, de los cuales México se encuentra en la posición número 144.

La paz en México se ha deteriorado un 24% desde la primera publicación de este índice, principalmente por el aumento en el número de muertos por conflictos internos. Al mismo tiempo, los costos relacionados con homicidios han aumentado un 50%. Lo cual nos indica que el presupuesto que se le ha dedicado al área de seguridad en todo nuestro país no ha servido de nada.

México no sólo es un país violento, la principal víctima de esa violencia es la mujer. En Jalisco, no fue hasta el 2012 que se tipificó el delito de feminicidio y desde este año han habido, según datos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, 560 casos de homicidios contra las mujeres, de los cuales sólo 111 se han investigado como feminicidios y el número indignante de condenas que se han impuesto va alrededor de los 7 y 9. Y si las muertes no son suficientes en nuestro país, Paula Chouza, una reportera del periódico El País confirma que desde enero del 2012 hasta febrero del 2016, el número de mujeres desaparecidas en el estado es de 4,313.

Estamos en abril y en lo que va del año, más de 21 mujeres han sido asesinadas en Jalisco. Y las acciones de la fiscalía han sido prácticamente nulas, desde contradecir a las personas que buscan a sus desaparecidas a través de las redes sociales, hasta burlarse de aquellas mujeres valientes que deciden denunciar y dar su testimonio ante las autoridades. La importancia que recae en el delito del feminicidio y el porqué de su existencia es la increíble desigualdad de género que vivimos hoy en día en nuestro país. El objetivo no es distinguir los asesinatos contra las mujeres del de los hombres, sino distinguir cuando una mujer es asesinada por el hecho de ser mujer, por el hecho de ser considerada inferior al hombre, por el hecho de ser vista como otra cosa que no sea un ser humano. “La igualdad se trata de que los hombres tengan sus derechos y nada más, y la mujeres sus derechos y nada menos”, decía Denisse Dresser en su página de Twitter.

En México no somos personas libres, nuestra libertad está limitada por la pésima seguridad que tenemos. Si fuéramos realmente libres en nuestra ciudad de Guadalajara, en nuestro estado Jalisco y en nuestro país México, tendríamos el derecho como hombres y mujeres de salir vestidos como nos guste y caminar por la calle que nos plazca, sin el miedo a ser discriminados ni agredidos de ningún modo y por ninguna razón.

Un gran error departe de nuestra sociedad es el criminalizar a la víctima, es decir, culpar a las personas de haber sufrido lo que les paso. Cuando nos enteramos de un homicidio de cualquier tipo, lo primero que nuestra sociedad piensa es que esa persona que mataron debió haber hecho algo para haber merecido lo que le ocurrió, y cuando se trata de mujeres es aún peor la visión de la sociedad hacia la víctima. En nuestro país la realidad es que no solo la sociedad culpa a las mujeres de haber sido violadas, secuestradas o asesinadas, sino el hecho de que las autoridades, la policía, la fiscalía los responsables de brindarnos seguridad y justicia, son quienes siguen criminalizandolas.

La violencia hacia la mujer no es una práctica sencilla de resolver ya que su origen es nuestra cultura, una cultura machista con la cual nos han educado desde pequeños y gracias a la cual hemos normalizado la violencia contra la mujer. Hemos convertido a la mujer en una persona vulnerable, en una víctima y la hemos enseñado a cuidarse, a que necesite a un hombre para que la proteja y pueda vivir segura.

Cambiar una cultura es muy difícil ya que te metes con las creencias y las costumbres de la gente, sin embargo, si queremos lograr algún día la igualdad de género y que clasificar delitos como el feminicidios no sea necesario, debemos atacar las creencias que crean la violencia contra la mujer, debemos atacar el machismo. Necesitamos cambiar nuestra mentalidad y empezar de manera individual a aceptar que todos los mexicanos, hombres y mujeres, merecemos los mismos derechos, las mismas oportunidades, las mismas obligaciones, el mismo nivel de seguridad y el mismo respeto en cualquier situación y sin distinción alguna.

TAGS: , ,