Monitor Nacional
Joven aún pero no pierdas tu norte (3 de 3)
Proyecto de vida | José Gregorio Contreras
28 de octubre de 2015 - 5:20 pm
Inversión-MN
Afortunadamente día a día muchas personas se van dando cuenta de la importancia de la protección

Retomando el artículo publicado el 23 de septiembre pasado (ver artículo)  y el 21 de octubre (ver artículo) hablábamos de los inicios de los jóvenes recién graduados en el ámbito laboral y de cómo deberían orientar sus finanzas desde ese momento a fin de garantizar un proyecto de vida lleno de tranquilidad y solvencia financiera. Hablamos que había tres palabras mágicas que debías de tomar en cuenta para planificar tu camino al éxito, estas son, AHORRAR, INVERTIR Y PROTEGERTE. En los artículos pasados ya tocamos los temas de AHORRAR e INVERTIR.

Hoy terminaremos esta trilogía con lo concerniente a PROTECCIÓN.   Si nos es difícil adquirir la cultura de ahorrar e invertir, el protegernos definitivamente también lo es. Hablar de protección es hablar de seguros llámense de vida, accidentes, incapacidad total y permanente, gastos médicos mayores. El asunto que aquí trae controversia es la intangibilidad de la inversión. Cuando inviertes en un seguro y no te pasa nada durante el año de vigencia de la póliza, lo primero que piensas es que perdiste tu dinero, es decir, no te enfermaste, no tuviste un accidente, no falleciste… y eso te da una sensación de molestia, de tristeza ¿Como ves?

jovenes

 

Lo primero que te viene a la cabeza es no seguir invirtiendo en el seguro, te crees Superman y creas una ambiente inmune donde no existe la Kryptonita. Ante esa “mala inversión” dejas de pagar el seguro y como compensación te vas a una tienda departamental y te compras un gadget que compense tu depresión, eso sí, a meses sin intereses para que no duela tanto el gasto.

Quizás te de risa lo que acabo de decir, pero si hay mucho de eso en nuestra manera de pensar. Afortunadamente día a día muchas personas se van dando cuenta de la importancia de la protección, ya sea porque un familiar o un amigo cercano perdió su patrimonio por una enfermedad catastrófica, se le incendio de su negocio, quedo incapacitado, etc., o en el mejor de los casos porque ha analizado su entorno y su porvenir y se ha percatado que estar protegido tiene que estar en su presupuesto tanto familiar como en el de su negocio.

Cuando adquieres un crédito hipotecario el banco te incluye un seguro de vida, porque quiere tener una protección por el riesgo que representa que fallezcas antes de terminar de pagarla. En estos casos tú ves lógico que el banco se proteja, si es así ¿Porque no te proteges tú?

El seguro si es tangible pero no de la manera que tú estás acostumbrado. Piensa que cuando adquieres un seguro tú estas comprando una protección y la compañía de seguros está adquiriendo un riesgo que en caso tenga que indemnizarte podrá ser por mucho más de lo que tú pagaste por tu póliza. Si durante ese año de vigencia no pasa nada, tanto la compañía de seguros como tú deben celebrarlo.

Cuando eres joven todo este tipo de protección representa una baja inversión para tí, así que te invito para que tomes acción y disfruta de la sensación de tranquilidad que eso representa. Hay muchas opciones, toma a la que mejor se adapte a tus necesidades y a tus posibilidades.

¡Hasta la próxima vez!

TAGS: , , , , ,