Monitor Nacional
Joven aún pero no pierdas tu norte
Proyecto de vida | José Gregorio Contreras
23 de septiembre de 2015 - 9:13 am
Jovenes-MN
Lo cierto es que aunque no lo creas hay un tiempo para todo, los esfuerzos económicos que pudieron haber hecho tus padres para que llegaras a graduarte y conseguir trabajo fue parte de la celebración

En el transcurso de tu vida existen gastos que son predecibles y otros que no. Si bien para los que no lo son, se recomienda que construyas un fondo de reserva, quizás pensando en un 10% de tus ingresos, para los que no lo son puedes hacer una planeación que no te generen ruido porque los haces con suficiente tiempo de antelación.

Untitled

Estoy al tanto que “Comprar es un placer” más aún si estas recién graduado, vives en casa de tus padres, te dan comida y te lavan la ropa. Así que todos tus ingresos te los echas encima ya sea con tecnología de punta, saliendo con tus amigos o con tu pareja. Simplemente estás en la gloria, no hay mejor zona de confort que la que se genera porque te den todo. Al principio tus padres están contentos porque ya estas graduado, trabajando y tienes tus propios ingresos. ¡Misión cumplida!

Lo cierto es que con eso que nos graduamos y estamos por el orden de los 25 años, aún estamos muy jóvenes para enseriarnos, vivir con una pareja, formar una familia y sentar cabeza. Tus papás contentos porque con esos pensamientos eres una persona consiente ¡Has madurado!

Lo cierto es que aunque no lo creas hay un tiempo para todo, los esfuerzos económicos que pudieron haber hecho tus padres para que llegaras a graduarte y conseguir trabajo fue parte de la celebración y aunque no te lo digan ellos están esperando que en cualquier momento comiences a hacer tu propia vida, más aun si tienes hermanos que aún están manteniendo.

Con todo esto, no quiero decir que tengas que salir de las casas de tus padres como corcho de limonada, pero sí está claro que debes realizar la planeación de cómo hacerlo lo antes posible. Si tus padres ven que esa es tu actitud y se lo haces saber, estoy seguro que ellos te darán como siempre su apoyo incondicional. Aquí las palabras mágicas son tres: AHORRAR, INVERTIR Y PROTEGERTE.

El primer paso es ahorrar, sino ahorras lo suficiente no puedes invertir ni tampoco protegerte. La idea no es que dejes de divertirte ni darte tus gustos, es simplemente darse sus tiempos para disfrutarlos. En base a ello establecerás metas en el tiempo para lograrlo. Habrá cosas que podrás tenerlas en un año, en dos, cinco, diez y hasta en 30 años.

Tomando en cuenta que estoy hablando con personas de una generación Y (millennials) donde la tecnología está más que a la mano, no te voy a recomendar que tomes cualquier cuaderno o libreta, más bien creo que debes hacer tus estimaciones apoyándote con una hoja de MS Excel porque en ella será más fácil hacer modificaciones que te den una proyección inmediata de adonde quieres llegar y cuál sería el nuevo monto a ahorrar. Situaciones como incrementos salariales, bonos de productividad, ingresos por alguna venta inesperada, te ganaste un Melate, perdiste temporalmente tu empleo, bajaron o incrementaron las ventas en tu negocio, etc. deben ser incluidas en tu planeación.

Este manejo de tu proyecto de vida es dinámico, si lo dejas en un primer cálculo y no haces revisiones periódicas corres el riesgo de perder dinero por no invertir a tiempo en instrumentos que al menos te protejan del efecto inflacionario.

Por ejemplo, no es lo mismo ahorrar 3, 000,000 de pesos en 10 años que ahorrarlos en 35 años, es decir ahorrar 25,000 pesos mensuales vs. 7,142 pesos mensuales. ¿Cómo te sentirías que a los 65 años tuvieras esa cantidad para tu retiro? No dejes de pedir ayuda si necesitas que te ayuden a realizar este análisis.

Nos vemos en PROYECTO DE VIDA la próxima semana y continuamos con el tema.

TAGS: , , , , , ,