Monitor Nacional
Jubílate con los cuates
Portada | José Gregorio Contreras
6 de julio de 2016 - 5:19 pm
jubilación3
Todos debemos tener en cuenta que la planeación de una jubilación es cada vez más indispensable

Juanelo, Rigoberto, Rosabella, Martina y Lupillo, son amigos desde hace muchos años. Se conocieron en la universidad, se graduaron y cada uno de ellos tomo vías distintas. Sin embargo, tres o cuatro veces al año se dan la oportunidad de reunirse y retomar esos recuerdos de la vida universitaria, esos que nunca se olvidan.

Hoy en día son cincuentones y cada uno de ellos tuvo su familia, hijos y algunos ya tienen nietos. Igualmente todos están casados y aparentemente felices con su elección.

El proyecto de vida de cada pareja trajo como consecuencia éxitos distintos desde el punto de vista financiero y patrimonial, como resultado de las buenas y de las no muy buenas decisiones tomadas, además de las metas cortoplacistas que tomaron. Hoy en día el futuro retiro les está generando preocupación y en las últimas cuatro reuniones siempre terminan hablando de cómo van a vivir su vejez. Rigoberto decía: – Yo no quiero vivir con mis hijos, no quiero perder mi independencia. Rosabella de acuerdo con esa afirmación continuaba: – Yo quiero tener mis propios ingresos. ¡Mis hijos están con tantas preocupaciones que yo no quiero ser una más!

Lupillo, quizás el más analítico del grupo les responde: – Tienen razón los dos, pero eso lo están descubriendo ahora a los cincuenta y tantos años, y la verdad que ya no nos queda mucho para lograr todas las cosas que queramos para cuando nos jubilemos.

-¡Pues hay que ponerse creativos! – dice Juanelo-, -Vamos a buscar la manera de tener una vida digna con lo que podemos lograr a partir de este momento.

Martina que no había hablado hasta ahora dice emocionada: – ¡Mudémonos todos a una misma casa y vivamos juntos, compartamos gastos y compremos entre todos y economicemos comprando en volumen! Bergus, el esposo de Martina exclama: – ¡Mujer te has vuelto loca, después de vieja quieres que seamos swinger! – ¡Si lo hubiéramos hecho al menos hace diez años quizás hubiera valido la pena! – dice Bergus riendo a carcajadas.

Martina se molesta y continúa: – Claro que no estoy pensando en eso, de hecho ya existen experiencias al respecto. Lo que estoy planteando es que a futuro, cuando ya estemos en tiempo de retirarnos de manera definitiva, rentemos una casa entre todos donde cada uno tenga una habitación amplia y el resto sean áreas comunes que todos compartamos. También podemos compartir los gastos y tomar las vacaciones juntos y así todo nos saldría más económico. Lo más importante, nos acompañaríamos y nos cuidaríamos. Nuestros hijos y nietos pueden visitarnos, celebrar fiestas por los momentos especiales, y muchas cosas más. – ¡Eso sí!- declara Samantha, esposa de Juanelo, – Yo decoro la casa.

-Suena muy interesante -dice Rosabella- pero hay que pensarlo muy bien y establecer bien las normas de convivencia. Nos conocemos tanto que no creo que tengamos problema en respetar nuestras diferencias y nuestro espacio.

- Pudiéramos pagar un médico entre todos que fuera una vez al mes a la casa para que nos checara de manera preventiva y podemos llegar a un acuerdo de que le haríamos un solo pago pero a precio especial – dice Panaquire el esposo de Rosabella.

Juanelo continúa: -Me parece muy buena la idea de Martina, comencemos a escribir lo que queremos y hagamos una asociación civil, con la cual podamos actuar como grupo y conseguir mayores beneficios. ¡Tenemos unos cuantos años por delante para planificar esta jubilación grupal!

Quizás la historia de estos amigos suene descabellada, pero la situación actual amerita que estés preparado para tus momentos de adulto mayor, tanto en lo económico como en lo emocional. La esperanza de vida ha subido y sigue en aumento. Cuando tengas 65-70 años todavía tendrás mucha vida por disfrutar. Si eres de los que no pensaste en tu retiro cuando eras joven y no has ahorrado lo que deseas tener para tu vida futura, busca alternativas que se adapten a las nuevas circunstancias. Busca personas afines con los cuales puedas llevar a cabo este proyecto o cualquier otro que se amolde a tus gustos, necesidades y posibilidades. Preocúpate y comienza desde ahora.

¡Hasta la próxima vez!

TAGS: , ,