Ver más de Estadio

La Champions se pinta de rojo

El Liverpool venció al Tottenham y se coronó campeón de Europa.

Dos descuidos del rival fueron suficientes para que el Liverpool se impusiera por 2-0 al Tottenham en el Estadio Wanda Metropolitano de Madrid, para coronarse campeón de la UEFA Champions League por sexta ocasión en su historia.

La fortuna sonrió a los Reds en el los primeros instantes del partido, cuando un centro de Sadio Mané pegó en el brazo de Moussa Sissoko y el árbitro Damir Skomina decretó la pena máxima, antes de los 30 segundos de partido.

Mohamed Salah, quien tuvo que salir muy temprano en la Final del año pasado con una lesión en el hombro, se sacó la espina con un tiro fuerte al centro.

Los Spurs no encontraron ritmo en el resto del primer tiempo, a pesar de los intentos de los repetidos intentos de Heung-min Son quien encontró poco apoyo. Christian Eriksen estuvo impreciso, mientras que Harry Kane no lució en su mejor forma.

Ya en el segundo tiempo, el Tottenham empujó más a la ofensiva, abriendo también espacios a la defensiva. James Milner casi duplica la ventaja en la primera ocasión en el segundo tiempo, pero su disparo pasó apenas desviado al 68.

Pero después de esa ocasión fueron los Spurs quienes tomaron el control de las acciones. Dele Alli, quien no estuvo atinado en zona ofensiva, regaló el balón tras una buena combinación entre Son y Kane que lo había dejado con espacio dentro del área al 72.

Unos minutos más tarde, Son sacó un escopetazo de media distancia, pero muy cerca de Alisson, quien envió el balón  a un costado. En la misma jugada, Lucas Moura pudo rematar dentro del área, pero le pegó de lleno al balón y el arquero brasileño volvió a atajar.

El Tottenham generó una más en tiro libre de Eriksen, pero nuevamente el portero del Liverpool desvió el esférico a un lado de la portería.

Cuando más peligroso lucía el conjunto londinense, Divock Origi mató cualquier aspiración del alargue tras aprovechar una serie de rebotes y mandar un tiro cruzado desde el borde del área para superar a Hugo Lloris.

Este es el primer título del Liverpool en la competencia desde 2005, cuando se impusieron al AC Milán en penales.