¿La depresión te hace subir de peso?

 

La obesidad es uno de los problemas más importantes de salud a nivel mundial, pues tiene consecuencias graves en la salud, calidad de vida y economía de las personas. En México, su prevalencia ha alcanzado proporciones epidémicas. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de medio camino del 2016 reportó una prevalencia de 38.6% en mujeres y de 27.7% en hombres, con una prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad del 72.5% para ambos sexos.

 

La depresión es un trastorno mental frecuente que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. Ello debido a que existe un desequilibrio en algunos neurotransmisores cerebrales como la serotonina, dopamina y noradrenalina, estos mismos neurotransmisores participan en la regulación de la ingesta de alimentos. ¿Te suena conocido que comer chocolate te hace sentir bien? Pues justamente al ingerir alimentos ricos en grasas y carbohidratos, éstos hacen que a nivel cerebral se secreten este tipo de sustancias, de igual manera que quienes consumen drogas estimulantes, pero con una duración fugaz, por lo que cada vez se buscará su consumo en cantidades mayores con la consecuente ganancia de peso.

 

La depresión puede ser causa y consecuencia de la obesidad. Estudios han encontrado que las personas con obesidad tienen un 55% más riesgo de presentar depresión y viceversa, las personas con depresión tienen 58% más riesgo de desarrollar obesidad. 

 

Es importante que tanto la obesidad como la depresión sean tratados al mismo tiempo, ya que al verse involucrados neurotransmisores en común, éstos influyen en la ingesta de alimentos.

 

Dra.Ruth Cruz Soto

TW: @draRuthC
FB: Ruthie Cruz