Monitor Nacional
La esclavitud moderna en México
Portada | Gabriel Quezada
6 de junio de 2016 - 6:22 pm
columna
Se estima que el 70% de los esclavos modernos, están siendo sometidos por el crimen organizado

Según el  Índice Global de Esclavitud 2016, elaborado por la Fundación Walk Free, en México hay 376 800 personas sometidas a esclavitud. Nuestro país se coloca en la onerosa posición 36 de 167 países con mayor porcentaje de población esclava, la cual representa aproximadamente 0.297% de la población total nacional. La vulnerabilidad a la esclavitud moderna para México es de 47.02/100.

Las víctimas de la esclavitud moderna en México son principalmente, ciudadanos mexicanos y ciudadanos de Estados de la subregión centroamericana o de la región sudamericana que tuvieron que dejar sus países de origen -porque sus gobiernos no generan condiciones de vida dignas para ellos-, y encontraron estas condiciones infrahumanas de vida en un país donde actualmente operan varios grupos del crimen organizado.

Precisamente, se estima que el 70% de los esclavos modernos, están siendo sometidos por el crimen organizado. Los cárteles se dedican a la comisión de varios delitos incluidos los que conllevan la esclavitud, tales como: el trabajo forzado y la esclavitud sexual, al amparo de la complicidad de pseudoautoridades de todos los niveles de gobierno.

Dos son los factores que pueden llevar a que se ejerza la esclavitud moderna en México: la falta de oportunidades laborales que brinden condiciones dignas de vida, y una que se deriva de éste, las operaciones del crimen organizado. Los problemas asociados con el bajo salario que ofrecen muchas empresas en nuestro país, hace proclives a algunos hombres a convertirse en traficantes de personas para convertirlas en esclavas sexuales. Asimismo, en el crimen organizado, se generan ofertas para que varones ejerzan el control de personas propensas a la esclavitud laboral o sexual como: mujeres, niñas, migrantes, entre otros.

El modelo económico de México, no solo es una ofensa al respeto de varios derechos humanos, sino que contribuye a la violación sistemática de los mismos. Bajo este esquema, el gobierno no ha tomado las medidas adecuadas para deteriorarlo, porque debido a su alto nivel de corrupción, no es conveniente, ya que es rentable y genera ganancias que permean a las instituciones gubernamentales a través del ofrecimiento y recibimiento de sobornos que generan complicidades para que prevalezca la impunidad de quienes son esclavizadores en la modernidad.

Las pseudoautoridades mexicanas, también no han combatido con determinación al crimen organizado, porque no han socavado significativamente sus capacidades financieras que son las que les permiten comprar voluntades en las débiles instituciones gubernamentales para seguir siendo vividores de la comisión de delitos como la esclavitud moderna.

Ante un contexto tan desalentador es imprescindible y urgente que se hagan las denuncias ciudadanas correspondientes donde se detecten casos de esclavitud, sin embargo, dado que las instituciones gubernamentales están putrefactas y por ende, no garantizan la aplicación de la ley, además que representan un riesgo para la integridad física de los denunciantes ciudadanos (por represalias del crimen organizado ilícito o incluso, del crimen organizado gubernamental); esa labor le corresponderá a las Comisiones estatales de Derechos Humanos y por excelencia a la Comisión Nacional de Derechos Humanos; asimismo a Organizaciones No Gubernamentales, Comisiones de Derechos Humanos de los Congresos locales, de la Cámara de Diputados y del Senado de la República.

TAGS: , , ,