Ver más de infusión

La estética dorada de Gustav Klimt cobra vida

Ciudad de México.- La fotógrafa austríaca, Igne Prader realizó un peculiar y extraordinario homenaje a la obra de Gustav Klimt con motivo de la 23° Edición del Life Ball de Viena, un evento benéfico contra el SIDA.

Gustav Klimt fue la figura más representativa del modernismo pictórico (Jugendstil) en el mundo de habla alemana por su simbología y erotismo que enmarca la feminidad gracias a los ornamentos que se contraponen en mosaicos bizantinos.

Cabe resaltar que, las musas de Klimt eran mujeres preferiblemente pelirrojas con un motivo especial, visualizarlas como femmes fatales. En este sentido, su pintura es extremadamente ornamental – Incluso, algunos la calificaron de «pornográfica» por su lenguaje abiertamente sexual-.

Ahora, Inge reinventa la creación y contornos de Klimt conservando sus colores en su puesta en escena:

Obras como Dane (1907) y La Muerte y la Vida (1908), son algunas de las piezas escogidas para ser capturadas por la lente del artista. Cada detalle y postura fueron recreadas de manera minuciosa.