Monitor Nacional
La Guerra contra los Litros de a Litro
Nacional | Redacción
6 de octubre de 2016 - 5:50 pm
gasmart_01800
Muchas gasolineras roban a sus consumidores y además se oponen a que otras empresas garanticen litros completos

Ciudad de México.- Para los mexicanos, las gasolineras se han convertido en un lugar que les despierta emociones encontradas, pues en ellas, encuentran refugio, baño y alimento en la carretera, asistencia mecánica y, por supuesto, gasolina.

Sin embargo, muchas estaciones de servicio alteran sus  máquinas despachadoras, entregando a los clientes litros incompletos. No es raro que, personal que trabaja en estas empresas que roban a sus clientes, también estén involucrados en otras situaciones irregulares como falsa información del estado del automóvil, clonación de tarjetas, entre otros abusos al consumidor.

En el Noroeste del país, un grupo gasolinero está rompiendo con estos paradigmas, haciendo de la debilidad de muchas empresas gasolineras, su principal fortaleza: garantizar a sus consumidores “litros de a litro”, lo cual lo ha llevado en una rápida y ascendente carrera en el mercado del despacho de gasolina. 

Rendichicas opera 34 de sus 70 estaciones en las principales ciudades de Baja California, operadas por personal femenino que tiene una sola consigna entregar litros completos y un excelente servicio al cliente, estrategia que le ha hecho crecer rápidamente hasta colocarse como una de las empresas más importantes en la región.

Lamentablemente, esto ha despertado el descontento de su competencia, especialmente de Grupo Gasmart, quien para enfrentar a RendiChicas ha decidido dejar a un lado las mejores prácticas de una competencia sana, para emprender campañas de insultos, desprestigio, amenazas, intimidaciones y de recursos legales con documentos falsos hacia su principal rival sirviéndose de abogados cuestionables con nexos corruptos en el sistema judicial del estado.

Los dueños de Gasmart han buscado insistentemente por todos los medios, dentro y fuera de la ley, apoderarse del Grupo Rendichicas. Pero al final, han sido las propias trabajadoras de las estaciones de gasolina, las RendiChicas, mujeres amas de casa, jefas de familia, madres solteras; quienes han encabezado la defensa de su empresa, a la cual consideran víctima de la desesperación de la competencia quien, a la mala, pretende arrebatar lo que no pueden ganar a la buena.

Los “Litros de a Litro” deberían ser la norma en las gasolineras nacionales. Sin embargo, en un país en el que el hurto y el engaño son regla, el trabajo honesto se convierte en una ventaja competitiva, muy cuestionable que la competencia, en este caso Gasmart, en lugar de seguir el ejemplo y competir con mejor servicio u otras ventajas competitivas, decidan recurrir a este tipo de prácticas ilegales.

TAGS: , ,