La historia sí te absolvió Fidel

Hoy se conmemora el 64 aniversario del asalto al cuartel Moncada que da inicio a lo que posteriormente surgirá como la Revolución Verde Olivo.

Una característica de la Revolución Cubana fue tener el liderazgo de Fidel Castro, ya que este siempre supo organizar y seducir a la gente gracias a su conocimiento y visión a través de discursos, columnas y artículos.

El asalto al cuartel de Moncada se da precisamente porque Fidel, Haydee Santamaría y Abel Santamaría empiezan a formar células tanto civiles como militares, dentro de estas células se encontraban estudiantes, empleados, artesanos y obreros de los servicios públicos; sólo la célula de Nueva Paz que estaba localizada a 70 kilómetros al este de La Habana se conformaba por campesinos, hay que decirlo siempre hubo dificultades con la población campesina, como dato curioso años después el Cmte. Che Guevara y el filósofo Regis Debray hacen pública su teoría militar conocida como “Foquismo” misma que viene siendo el crear focos (grupos) de personas especialmente del campesinado, por lo cual surge el fracaso de las guerrillas del Congo y Bolivia.

Volviendo a este hecho histórico, Fidel Castro retomó el pensamiento Martiano (José Martí) así como fechas, lugares y estrategias militares que se implementaron en la Guerra de Independencia de Cuba.

El asalto al Cuartel Moncada tenía como objetivo apoderarse del armamento, ya que este cuartel era la segunda fortaleza militar más importante de Cuba, además de que tomando este cuartel se convertiría en la base de la resistencia y con ello se pasaría a apoderarse de las estaciones de radio para enviar mensajes de rebelión y alentar al pueblo a que se uniera a esta gran causa, lamentablemente nada de esto sucedió ya que los doscientos hombres  y los 20 vehículos que comandaban los hermanos Castro y Santamaría sucumbieron ante la desorganización que hubo el día del evento.

Se puede decir que el ataque fracasó debido a que fueron descubiertos, con ello se inició un tiroteo entre insurgentes y militares que duró tres horas, solo una decena de insurgentes murieron durante el combate, otros sesenta más fueron capturados y asesinados durante los tres días posteriores al asalto al cuartel, los insurgentes que sobrevivieron en dicho combate y a los asesinatos posteriores fueron capturados y encarcelados, sin embargo sobrevivieron gracias a la intervención del arzobispo de la Ciudad de Santiago y a la presión de la opinión pública.

Fidel Castro se dirigió a la sierra donde se ocultó y fue aprehendido siete días después  por el Teniente Sarria, éste tenía órdenes de fusilar a Castro pero le perdonó la vida y lo llevó a la Prisión Civil de Isla de Pinos.

En la prisión de isla de pinos durante su interrogatorio mencionó que el autor intelectual de dicho movimiento fue José Martí y que el financiamiento fue el sacrificio de todos los participantes ya que muchos vendieron o hipotecaron sus viviendas, vendieron sus autos o pertenencias.

El gobierno batistiano hizo que hubiera inconsistencias judiciales y con ello Fidel Castro se quedara sin defensor legal, pero recordemos que desde el principio del proceso se admitió el principio que los acusados con título de abogado podían defenderse por sí mismo, Fidel tenía doctorado en derecho y él asumió su propia defensa.

Cuando llegó el turno de Fidel Castro, el Tribunal le concedió la palabra por tiempo indefinido, Castro habló durante cinco horas, lo que declamó ese 16 de octubre de 1953 es lo que conocemos actualmente como el discurso de autodefensa: “La Historia me absolverá” dicho discurso tiene acusaciones en contra del gobierno de Batista, reconoce el valor y labor de los moncadistas, reconoce los errores que llevaron al fracaso el asalto, expuso las leyes que hubieran sido promulgadas de haber triunfado el movimiento, entre ellas estaban la reforma agraria, la educativa, y la nacionalización de la electricidad y los teléfonos, que en ese tiempo estaba en manos estadounidenses; todo esto estaba enfocado a resolver seis problemas, los cuales eran la tierra, la industrialización, el alojamiento, el desempleo, la educación y la salud.

El ministerio público exigía que se le diera una pena de 26 años, los jueces le concedieron 15 años, pero solo estuvo dos años como preso político y fue puesto en libertad el 15 de mayo de 1955.

Durante su estadía en la cárcel fundó el Movimiento 26 de Julio también conocido como M-26-7, el cual se encargó de organizar la Revolución Verde Olivo, difundir entre el pueblo  su ideología y objetivos, además de denunciar los crímenes de Batista y por último buscar apoyo y reclutar nuevos militantes.