Monitor Nacional
La impunidad alimentada por Sudáfrica
Realpolitik | Alejandro Rosario
19 de junio de 2015 - 12:48 pm
impunidad
Bajaba de una camioneta un grupo de hombres blancos con cámaras de video, observaban a su alrededor y con sonrisas señalaban a los jóvenes que jugaban fútbol, se escucha a uno decir: “mira ese chavo de allá, es muy bueno”.

Bajaba de una camioneta un grupo de hombres blancos con cámaras de video, observaban a su alrededor y con sonrisas señalaban a los jóvenes que jugaban fútbol, se escucha a uno decir: “mira ese chavo de allá, es muy bueno”.

Del otro lado se observa la nada, solo un bosquejo de lo que anteriormente había sido una serie de casas construidas con madera y paja. El sol penetra fuertemente en la ropa haciendo que el calor se propague y algunos suden, lo peor está por venir. Las balas comienzan a sonar como la marea cuando se acerca a la playa y golpea contra ella, los aviones comienzan a sobre volar, se ve como uno de los jóvenes que jugaba fútbol cae y comienza a convulsionar en el polvo, una bala se encuentra alojada en su cráneo. Los aviones comienzan a lanzar grandes objetos que son bombas improvisadas, la gente corre por todos lados y grita.

Unas horas después tenemos un saldo de 76 personas muertas, entre ellas mujeres y niños. Podemos observar a un hombre sin pierna ser auxiliado por los demás.

A través de los años hemos aprendido muchas veces en Historia Universal más que nada conflictos bélicos, desde la primera guerra Mundial y el genocidio de los armenios hasta la segunda guerra mundial y el genocidio alemán, así como también lo sucedido en Serbia, Ex Yugoslavia y Ruanda nos encontramos ante un incremento de los conflictos bélicos. Los mismos han motivado que la comunidad internacional adopte un criterio unificado respecto a la creación de un tribunal permanente que pudiera conocer de los crímenes más graves, dicho esfuerzo se consolido en el Estatuto de Roma dando creación a la Corte Penal Internacional, la cual se enfoca en los líderes que perpetran y motivan crímenes.

La Corte Penal Internacional puede actuar bajo supuestos establecidos en el Estatuto de Roma, los cuales son:

 1. Iniciar una investigación por cuenta propia del Fiscal;

2. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas podrá remitir una situación cuando consideré que vulnera la paz;

3. Un país siendo parte o no parte del Estatuto remita la situación al verse rebasado por la situación.

El 30 de Marzo de 2005 el Consejo de Seguridad decide remitir la investigación de la situación en Darfur, Sudán a la Corte Penal Internacional, entonces, la Corte inicia la investigación y se llega a la conclusión de que las siguientes personas son responsables de crímenes de guerra y de lesa humanidad:

1. Ahmad Harun, ministro de Estado sobre los asuntos humanitarios en Sudan;

2. Ali Kushayb, líder allegado de Janjaweed;

3. Omar Al Bashir, Presidente de la República de Sudán;

4. Abu Garda, Coordinador de las operaciones militares de la resistencia;

5. Abdallah Banda, líder colectivo de la resistencia (el sólo es acusado por crímenes de guerra);

6. Abdel Raheem, ministro de defensa nacional.

 De estos casos solo dos han llegado a las Salas de la Corte gracias a la cooperación de los Estados, y han sido el coordinador de las operaciones militares de la resistencia y el líder colectivo de la resistencia.

El caso más grave ha sido el del Presidente Omar Al Bashir el cual se ha encontrado en distintos países que son parte de la Corte Penal Internacional y no ha sido entregado por las autoridades de los mismos, en el presente caso sucedió en Sudáfrica donde se llevó a cabo una Cumbre Africana.

La situación se torna grave puesto que:

1. El gobierno de Sudáfrica asegura no entregarlo a la Corte Penal

Internacional;

2. El gobierno de Sudáfrica es parte de la Corte Penal Internacional;

3. Un juez de Sudáfrica exige se quedé en el territorio hasta que se resuelva si va a ser entregado;

4. Huye antes de que el juez pueda emitir su veredicto.

En primera instancia el gobierno de Sudáfrica tenía el compromiso mucho antes con la Corte Penal Internacional de cooperar al ser parte del Estatuto de Roma, el presente Estatuto establece que los Estados cooperarán en la entrega de personas y también la legislación respecto a los procedimientos aplicables para lograr entregar a las personas que se buscan a la Corte Penal Internacional, entonces, Sudáfrica desconoce el tratado y asegura dicha situación y permite que se vaya del país, colaborando y volviéndose cómplice de Omar Al Bashir. A pesar de los esfuerzos judiciales de dicho país, tenemos a un poder ejecutivo que permite la entrada y salida de personas investigadas por hechos considerados “más graves de trascendencia internacional”.

Entonces, Sudáfrica se une a una serie de países que se niega a entregar a un acusado de la Corte Penal Internacional. Aquellas personas que sufren, seguirán sufriendo y no podrán reconstruir su país debido a que otros países no trabajan en conjunto con la Corte Penal Internacional, partiendo de la definición clásica de justicia que es: dar a cada uno lo que le corresponde.

Entonces, debemos preguntarnos, ¿esas personas víctimas del conflicto les correspondía eso? Es necesario tener otras creencias, pertenecer a otro grupo para que nos correspondan la tortura, la muerte.

No habrá justicia hasta que África deje de alimentar la impunidad, hoy fue Sudáfrica, ¿quién será mañana?

TAGS: , ,