La llave del éxito

De repente llegar a la adolescencia genera unos cuantos sueños, algunos alcanzables como lo es entrar a una preparatoria deseada; comprarse un teléfono móvil o incluso encontrar al amor de tu vida.

Hoy en día me doy cuenta de las aspiraciones de las personas que me rodean y algunas se quedan por el suelo. Yo no voy a darme grandes aires de triunfo cuando realmente mi carrera aún está despegando; pero si puedo decir que me encuentro en un sitio favorecido a comparación con muchas de las personas que veo a diario.

¿Qué sucede con los sueños que no podemos alcanzar?

Hace un par de años me decidí a lograr mi sueño profesional en aquella bella tierra de calor y son jarocho; pero terminé por desilusionarme de los supuestos del amor en donde todo es color de rosa y el final es tan trágico como una novela mal escrita y jamás leída.

Sin duda la mayoría de nosotros alcanzamos nuestras metas cuando nos sentimos motivados; lo lamentable es que en algunas ocasiones la motivación suele ser una persona a la cual amamos o creemos amar. Ninguna de nuestras aspiraciones debe girar entorno a la pareja o a un amor imposible.

Es muy importante que tengamos siempre en mente que nacimos y crecimos llenos de costumbres, ideas y comentarios ajenos; sin embargo a lo largo de nuestra vida nosotros somos quienes tomamos las decisiones que nos llevarán al éxito o al fracaso. El éxito nunca tendrá el mismo significado para una persona que para otra; es por esto que siempre debemos seguir lo que nosotros creemos importante.

Mi mayor recomendación es que siempre camines hacia donde te sientes seguro, te lo digo yo que he viajado y cambiado de ciudad tantas veces como me ha orillado la necesidad. Es normal buscar innovación, cambios y nuevas formas de vivir la vida; aquel que te diga que eres inestable por tener decisiones cambiantes quizá tenga razón, pero nunca será lo mismo la estabilidad para él que para ti.

En lo personal creo que para llegar al éxito hay que leer mucho, hay que soñar, anhelar, disfrutar, rodearse de gente productiva y aunque no suene bien; siempre que tengas un aliado con un buen estatus social y económico tendrás mayores posibilidades de triunfo.

Tampoco digo que el éxito llega al tener un grupo selecto de amigos, la clave para triunfar es no permitir que nadie te haga sentir menos, ni siquiera tu mismo; cuando seas constante, ordenado, y mantengas tus metas claras; habrás encontrado la formula para gozar de tu vida.

El dinero no es símbolo de éxito, aquellos ladrones de cuello blanco no son exitosos por tener millones, son sólo ladrones. Como alguna vez lo dijo Karl Marx y es muy cierto “el trabajo dignifica al hombre⬝ ; y yo creo que si trabajas constantemente en lo que deseas, en cuestión de un tiempo, la pobreza, fracaso, depresión y estancamiento NO serán palabras que existan en tu vida.

photo_2015-11-23_17-11-22