Monitor Nacional
La mujer va perdiendo refugios
Instantáneas de México | Arantxa M Meza
25 de mayo de 2016 - 2:14 pm
columna
¿Dónde pueden ir las mujeres a refugiarse? Si no es en casa, ni en el trabajo, ni en la escuela, ni en un servicio privado

Tras la trágica noticia de una mujer que fue violada por un conductor de Uber en la Ciudad de México, el país entero ha quedado en shock.  Un servicio que se veía durante mucho tiempo como una alternativa segura y confiable a los taxis de sitio de repente adquirió otra cara. Un espacio que las mujeres mexicanas tanto apreciaban – por considerarlo de fiar – se ve ahora peligroso.

Entonces, ¿dónde pueden ir las mujeres a refugiarse? Si no es en casa, ni en el trabajo, ni en la escuela, ni en un servicio privado como los es Uber. La mujer mexicana se ve siempre obligada a buscar mecanismos para protegerse, agotando cada uno de ellos con el paso del tiempo.  No es suficiente el vestir conservadoramente, ni el evitar salir sin compañía a la calle. No son suficientes las manifestaciones constantes de descontento que se han llevado ha cabo. El miedo que tiene la mujer no la protege de ser agredida.

¿Qué alternativa hay, ahora que hemos perdido la confianza en el servicio de Uber? ¿Será que la mujer tendrá que recurrir al uso de las armas para poder defenderse? Así como las autodefensas en Michoacán, que tuvieron que hacerse violentas para poder defender sus derechos, la mujer está cada vez más propensa a hacer lo mismo. Para defender su derecho a no ser agredida, la mujer quizás podría volverse más violenta con el paso del tiempo. Esto es así porque la violencia que desatiende el gobierno solo genera más violencia. Sin alguien que vele por su bienestar, la mujer podría recurrir a hacer justicia por si misma.

Claro está, lo ideal y lo correcto es que haya un cambio cultural que permita disminuir la frecuencia de este tipo de situaciones. Además, el sistema legal debería ser eficiente en la resolución de tales crímenes. Solo así se podrán recuperar los espacios seguros en los que la mujer necesita refugiarse.

TAGS: , , ,