Ver más de Blitz Total, Opinión

La NFL y los sismos de septiembre de 2017

Lograríamos más cosas si no pensáramos en ellas como imposibles.
 -Vince Lombardi.

 

Hace dos años la tierra se cimbró. Edificios en la Ciudad de México, Morelos, Oaxaca, Chiapas y Guerrero, principalmente, colapsaron. Aquel sismo del 19 de septiembre de 2017, de 7.1 grados en la escala Richter, dejó un total de 369 muertos. 

Mientras que cientos de personas siguen derrumbadas moralmente tras perder a sus seres queridos y su patrimonio, mientras escuelas y hospitales siguen dañados, a la fecha nadie puede decir con certeza en qué se gastaron los 91 millones de pesos (entre ellos los 200 mil dólares de la familia de la NFL) que México recibió de ayuda internacional.

Tampoco se tiene certeza de dónde terminaron los donativos del Fideicomiso “Fuerza México”, donde se concentró la ayuda nacional. Esto debido a que no hubo mecanismos de control, administración ni distribución eficientes de los recursos.

Al igual que ocurrió el fatídico septiembre de 1985, México recibió la ayuda internacional de múltiples países. Pero hace dos años, nuestro país recibió un donativo de una de las ligas deportivas más poderosas del mundo: la NFL.

Los Patriots, Raiders, Steelers y la propia liga, se reunieron y le dieron un donativo de 200 mil dólares al gobierno de nuestro país, con la finalidad de apoyar a revertir los daños provocados por los sismos.

El dinero fue depositado a la Fundación Banorte y al igual que el resto de los apoyos, realmente no hay registro de dónde terminaron.

Por su parte, los Cowboys aportaron 50 mil dólares al Ejército de Salvación, mismo que ayudó a las labores de rescate y atención de los damnificados por los sismos. Ellos proveyeron de agua, comida y casas de campaña para los afectados.

La NFL estaba al pendiente de la situación, particularmente en la Ciudad de México, porque el 19 de noviembre de 2017 tenían programado el partido de Raiders ante Patriots en el Estadio Azteca.

Tan solo 12 días antes del 19S-17, el 7 de septiembre, se registró un sismo aún más potente, de 8.1 grados en la escala Richter, en el sur del país. 

Las oficinas de la NFL en México, sin conocer la magnitud las repercusiones de dicho temblor, relacionaron el fenómeno con la victoria de los Chiefs sobre los Patriots. Publicaron un tuit de mal gusto. Tuvieron que ofrecer una disculpa al enterarse que más de 58 personas perdieron la vida: 

Una comitiva de especialistas de la NFL visitó la Ciudad de México tras los sismos de septiembre. Debían inspeccionar si el Estadio Azteca había sufrido algún daño en su infraestructura. El ex vicepresidente de la NFL Internacional, Mark Waller, confirmó que los resultados de la visita técnica fueron favorables. El ‘Coloso de Santa Úrsula’ sería una vez más anfitrión de la liga y casa adoptiva de los Raiders.

Tras la catástrofe, el pueblo de México se unió y mostró la verdadera fuerza que se esconde en el alma de sus habitantes. Un impulso, un orgullo inexplicable afloró ante la adversidad. De pronto todo fue empatía y hermandad.

El duelo fue un éxito. Más de 77 mil personas presenciaron el triunfo de Patriots 33-8 ante los Raiders. La NFL y sus aficionados estuvieron satisfechos con el espectáculo del mejor futbol americano del mundo. 

En lo que concierne a México: a dos años del golpe, poco a poco el país se recupera de aquel amargo momento. De los escombros se erigen de nuevo esperanzas. 

Hoy, a dos años, siguen los simulacros, hay odas a Frida (heroína canina). Se recuerdan los puños levantados. México mostró unión en la desgracia, pero olvido y abandono de los afectados. No hay culpables por el desvío de los fondos para la ayuda de las víctimas. Aquella unión parece dispersarse de nuevo.

‘8 in the box’

¿Recuerdan que los aficionados de los Seahawks de Seattle provocaron un sismo? No es mentira. En el Juego de Comodines de 2010, el corredor Marshawn Lynch, en el último cuarto del partido consiguió una carrera de anotación de 67 yardas. Los aficionados del QWest Field (hoy CenturyLink Field) festejaron de tal modo que la Pacific Northwest Seismic Network registró un movimiento telúrico de 1 grado en la escala de Richter. A este hecho lo bautizaron como “Beast Quake”, debido al apodo de Lynch, ‘Beast Mode’.

 

‘Zone Blitz’

El 12 de enero de 2010 un sismo de 7 grados en la escala de Richter se registró en Haití. Es considerada una de las catástrofes naturales más devastadoras en la historia. Fallecieron 316 mil personas, se registraron 350 mil heridos y 1.5 millones de damnificados. La NFL donó 2 millones de dólares para ayuda humanitaria. Varios jugadores de la liga de ascendencia haitiana, entre ellos el linebacker Jonathan Vilma (entonces con Saints) y el receptor Pierre Garꞔon (entonces con Colts), se preocuparon por la integridad de sus familias y de su comunidad y se sumaron a los esfuerzos de ayuda a los afectados.

Sígueme en Twitter: @marcosotelo79