Monitor Nacional
La resiliencia: Una necesidad de hoy
Por la libre y con amor | Yadira Arzate
2 de junio de 2017 - 12:20 pm
columnayad-mn
Personas que han sufrido divorcios, muerte de un ser querido, guerras, etc., no sufren problemas de salud mental o adicciones y continúan su vida de manera sana. Eso es resiliencia

“Estás traumada”, me decían mis amigas en la secundaria cuando alguien o algo me causaba animadversión o irritación. En la década de los ochenta era típico decir que alguien estaba traumado cuando situaciones dolorosas o difíciles dejaban huella en alguien y le impedían continuar viviendo su vida de manera natural.
Hoy en día el término resiliencia se emplea con más frecuencia para definir la capacidad del ser humano para recuperarse y adaptarse después de un evento estresante. Su estudio comenzó a finales de la década de los 90 y aunque todavía hay desacuerdos en su definición, se considera un rasgo muy importante en la personalidad del individuo para desenvolverse en esta época tan compleja.

Elisardo Becoña de la Facultad de Psicología en la Universidad de Santiago de Compostela hace un estudio muy interesante y conciso sobre la evolución del tema (“Resiliencia: Definición, Características y Utilidad del Concepto, 2006). Personas que han sufrido divorcios, muerte de un ser querido, guerras, etc., no sufren problemas de salud mental o adicciones y continúan su vida de manera sana. Eso es resiliencia.

Nos enfrentamos todos los días a muchos peligros dentro y al salir de casa: la inseguridad y la pérdida de valores se reflejan en la calle, en los centros de trabajo y hasta en las escuelas. El riesgo está latente y a veces no lo podemos evitar. Como decía mi abuelita: “Mientras estemos vivos tenemos que estar preparados contra la adversidad, nunca sabremos cuándo tocará nuestra puerta”.

El hombre posmoderno tiene a su alcance muchas herramientas para sanarse después de un evento difícil, sin embargo, no contamos con el tiempo para hacerlo. Se dice que la vida rápida nos hace egoístas e individualistas, pero creo que no es así. Nos hemos vuelto distraídos y hemos descuidado a nuestra familia y a nuestra persona. Creo que el mejor regalo que nos podemos hacer es dedicarnos un tiempo para crecer como individuos y el atender nuestra salud mental es básico para tener calidad de vida. Somos seres vulnerables, imperfectos y finitos y aunque nadie lo desea siempre habrá eventos que nos harán flaquear: la pérdida de un trabajo, un cambio de casa, una ruptura amorosa, una enfermedad.

Recuerdo cuántos momentos tristes y difíciles he atravesado. Hubo lágrimas y dolor, mucho miedo, y con todo eso me siento muy agradecida de estar viva. El tener la posibilidad de llorar y reír, de saber que si caigo, tengo dos piernas y dos brazos que me ayudarán a levantarme, me permite ver en mí a una persona fuerte que todos los días tiene la oportunidad de ser feliz. Quiero hacer uso de este espacio para decirte que si hay algo que te preocupa, si hay una pena en tu corazón, no te sientas solo. Eres muy valioso y capaz de salir adelante. Todo pasa, sólo ocúpate de vivir y dar lo mejor de ti. Pide ayuda si es necesario. La resiliencia debe ser un arma para todos, para ser ejemplo de vida, para mostrar nuestras cicatrices de cada batalla con orgullo y hacer un mundo más fuerte y sano.

TAGS: ,

Notas Relacionadas