Ver más de Emprende seguro

La salud y sus costos

A mi entender, influyen varias razones: la capacidad de compra, la falta de previsión (creer que a mí no me va a tocar) y el costo de los seguros.

Un parte  los compradores (clientes de la aseguradora) considera que una vez que pagan su seguro de gastos médicos, el costo de un evento médico ya no les debe preocupar, pues suponen que los absorberá la aseguradora, «¡Para eso pagué mi seguro!, faltaba más⬦» dice Garcilaso, mi amigo que tiene un taller de soldadura; y visto de manera aislada ese supuesto es correcto, la contraparte viene cuando incrementan los siniestros, es decir, los pagos por accidentes y enfermedades de los clientes de las compañías aseguradoras, lo que les hace incrementar sus tarifas.

Un tercer participante en este tema son los hospitales y el sector médico, sin duda los mejores clientes de los hospitales obviamente son las compañías aseguradoras que pagan los eventos cuando sus clientes utilizan sus servicios. Me pregunto -sólo me pregunto- si una vez que saben que tienen un seguro de gastos médicos, no digo que se incremente el costo de manera intencional sino que ya no cuidan el gasto, como cuando afectará directamente a los pacientes.

 No hablo de no utilizar la medicina moderna y el dinero de los seguros para recuperar la salud de los pacientes, sino que al conocer que cuentan con seguro, algunos eventos incrementan su precio. Estamos hablando de temas sumamente delicados, la salud es el número uno, el interés principal y el dinero que, como dice mi amiga Caro (la que vende bolsos afuera del colegio) si no es el número uno, no pasa del dos.

 Lo cierto es que de continuar con los incrementos en los precios de los seguros de gastos médicos se desincentivará su uso, pues los costos serán prohibitivos, y de seguir con esos costos, será poco probable el acceso a la medicina privada. En este escenario todos pierden, los hospitales a sus mejores clientes, los usuarios de los seguros la tranquilidad de contar con dinero para recuperar su salud, las aseguradoras con un ramo siempre cuestionado entre los ingresos, costos e ínfima ganancia.

 Recientemente una aseguradora  (aclaro que no trabajo con ellos, ni mis seguros están ahí, por lo que no tengo conflicto de interés con mi opinión) ha iniciado esfuerzos para disminuir los costos tanto de hospitalización como de los servicios médicos, y ha sido cuestionada a través de medios de comunicación, también algunos de sus clientes  han debatido esta acción.

 El tema parece sencillo, a los clientes de la aseguradora que no les guste esta decisión siempre podrán cambiar de aseguradora, entiendo que la aseguradora midió su costo beneficio y asunto arreglado, lo anterior es válido si sólo pensamos en el corto plazo, sin embargo, pensando en el largo plazo, lo que a todos y aquí nos conviene es bajar los costos de seguros de gastos médicos, los costos de hospitalización y tener honorarios médicos razonables; sí, como dijo la monjita cuando los bandidos atacaron su convento «Si van a hacernos algo  que sea a todas».

 La participación de los integrantes del sector asegurador es en este momento muy importante, pues a corto plazo pueden decir «vamos por los clientes descontentos de esta aseguradora», pero a largo plazo, la viabilidad del ramo de gastos médicos estará en entredicho y no habrá pastel para nadie.

 Tengo en el sector asegurador más de 15 años y 30 en el sector financiero (no es que sea muy grande, inicié muy temprano) y respecto al seguro de salud me pasa como decía Jovita cuando se desesperaba «¿O no entiendo lo que pasa o ya pasó lo que entendía?».

 Nos leemos la próxima semana en «Emprende Seguro», esperando que todos tomen buenas decisiones para contribuir a la viabilidad del sector asegurador en el ramo de gastos médicos mayores.