Monitor Nacional
La tormenta perfecta de 2018
Opinión | Javier Tejado Dondé
5 de abril de 2016 - 7:24 am
2018-MN
Aprovechando la falta de aplicación de las reglas del juego electoral y unas autoridades debilitadas, varios políticos han iniciado campañas anticipadas

Si usted ve con preocupaciones las elecciones que en 14 entidades estarán aconteciendo el 5 de junio próximo, o si le alarma lo que está sucediendo en la elección presidencial de los Estados Unidos, le adelanto que estos retos no son nada comparados al escenario que estaremos viviendo con las elecciones presidenciales mexicanas del 2018. Y es que la suma de factores apuntan a una tormenta perfecta, aquí un balance:

1.- Gobiernos sin credibilidad: tanto el gobierno federal, como la mayoría de los gobiernos locales —incluido el de la CDMX— están mostrando en las encuestas de opinión muy baja aceptación social. La mayoría de las calificaciones de sus gobiernos son reprobatorias y su credibilidad está en el momento histórico más bajo.

2.- INE reprobado: de igual manera, o incluso peor que los gobiernos, la autoridad electoral, que antes era considerado por la ciudadanía y los partidos políticos como garante de la democracia, ahora saturado de funciones al ser el encargado de elecciones tanto federales como locales, tiene calificaciones reprobatorias. Según la encuesta de Alejandro Moreno, publicada en El Financiero el pasado 02 de marzo, desconfía del INE un 58% de la población y un 62% no cree en los procesos electorales.

3.- Criterios contradictorios: a diario es común ver cómo hay criterios encontrados entre el INE y el Tribunal Electoral. De hecho, en temas clave, el criterio que prevalece es el de la confusión. Por ejemplo, no queda claro cuál es el criterio para que los aspirantes al 2018 —entre ellos los presidentes de los partidos políticos— aparezcan en los spots gratuitos que les otorga la ley electoral. Es así como le suspendieron un spot a Andrés Manuel López Obrador, al hacer promoción de su persona y no del ideario de Morena, pero no así a Ricardo Anaya que estaba en el mismo supuesto de promoción personalizada. Y para complicar más las cosas, el INE, siguiendo los criterios del tribunal, bajó un segundo spot de López Obrador en el que continuaba haciendo promoción personalizada, pero el Tribunal en una votación dividida durante vacaciones de Semana Santa, rechazó sacar el spot del aire y ordenó al INE volverlo a pautar. Así, ni en temas que debieran ser nítidos —particularmente con el modelo de comunicación política vigente desde el 2008— hay claridad.

4.- Campañas anticipadas: aprovechando las lagunas de la Ley, la falta de aplicación de las reglas del juego electoral y unas autoridades electorales debilitadas, varios políticos han iniciado campañas anticipadas. Ahí está el caso de Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y Agustín Basave que utilizan su cargo partidista para usar los tiempos oficiales de sus partidos y promoverse, como ayer dio cuenta El Universal. Pero no son los únicos, Margarita Zavala ha conformado una A. C. que le permitirá hacer eventos de promoción y al igual varios gobernadores están en campañas anticipadas.

5.- Partidos Políticos debilitados: al exterior, al no atender verdaderas causas de la ciudadanía, tales como la transparencia, rendición de cuentas, combate a la corrupción, fortalecimiento a la economía y a la seguridad. Y al interior, en las luchas intestinas por el control de los recursos económicos, posiciones partidistas y candidaturas, teniendo en estas últimas candidatos sin liderazgo en los procesos electorales de este año.

6. Ciudadanía apática y desinformada: cada día hay más hartazgo ciudadano y poca participación política, además de que el modelo de comunicación política vigente permite la saturación a las audiencias sin que ello se traduzca en mejor información para la toma de decisiones.

7. Candidatos “independientes” en crecimiento: con el descredito de los partidos políticos los supuestos candidatos independientes —no siempre lo son, incluso en algunos casos los partidos son quienes los impulsan— han tomado auge, pero a la hora de llegar al gobierno tienen el reto de generar acuerdos con los actores políticos para la buena gestión gubernamental, lo que limita su gobernabilidad.

8. OPLE’s capturados: parte de la trasformación del IFE al INE fue justamente que los organismos electorales en las entidades federativas – los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE’s)- no estuvieran cooptados por el gobernador en turno. Sin embargo, ahora la mayoría de éstos deben sus espacios a determinados consejeros nacionales, con lo que hay otro tipo de lealtades que no garantizan independencia. Para muestra un botón: el pasado 19 de febrero del 2016, existía un acuerdo en el INE para destituir a todos los consejeros electorales de Chiapas por ser responsables del mayor robo de identidad en la historia electoral del país, pero al final se decidió salvar a algunos consejeros chiapanecos por sus vínculos y protección de los consejeros nacionales del INE. Con ello, el INE increíblemente se convierte en solapador de las peores prácticas electorales.

9.- Nombramientos en suspenso: el Senado lleva casi un año sin poder designar a un Magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral, pero este noviembre tendrán que renovar a la totalidad de los Magistrados electorales. Es incierto que se reúna la mayoría necesaria para estos nombramientos y también hay dudas si en la Cámara de Diputados se tendrán los votos suficientes para la renovación de tres consejeros del INE cuyos cargos vencen el año entrante. Así, con nombramientos pendientes desde hace más de un año, vamos a la incierta renovación de las autoridades electorales.

Con lo anterior, se puede ver que de no haber cambios en I) cómo se ejercen las funciones electorales y II) cómo se operaran los nombramientos pendientes desde el Congreso de la Unión para el INE y el Tribunal, vamos directo a una crisis electoral de proporciones mayores que pondrá en duda cualquier resultado. México no requiere de esta situación, menos con el delicado entorno económico que estamos viviendo, pero la clase política parece haberse empeñado en defender pequeños cotos de poder, aunque se pierda toda dirección y confianza en los árbitros electorales. Queda poco tiempo para corregir, ojalá se haga.

TAGS: , ,