Ver más de Espectro

Lágrimas de cocodrilo azul

A principios de la semana pasada, América Móvil (AMX) envió a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) su reporte financiero. En esta ocasión fue evidente la intención de AMX de ejercer presión contra el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), de cara a la revisión que se hará sobre el impacto de las medidas de preponderancia que le fueron impuestas hace dos años.

En concreto AMX señaló que “con la entrada de un nuevo competidor internacional (AT&T) hace más de un año en México, se ha intensificado la competencia entre los tres carriers y varios MVNOs⬝. En el mismo reporte, sobre su competencia, aseguró que AT&T y Telefónica, “⬦ estas dos grandes empresas internacionales son subsidiadas por América Móvil con una regulación asimétrica que las protege. En México ya tenemos competencia muy intensa la cual beneficia a nuestros consumidores⬝.

Todo este discurso viene encaminado por AMX para salir del régimen de preponderancia que les aplica a ellos en telecomunicaciones y, en radiodifusión, a Televisa. Pero, más allá de las estrategias legales y mediáticas, ¿cuáles son los datos reales en el sector telecomunicaciones?, ¿hay una mayor competencia?

1. MVNOs: entre las afirmaciones de AMX hechas en su reporte financiero, está el que se ha intensificado la competencia en el segmento de telecomunicaciones móviles entre los concesionarios existentes y los operadores móviles virtuales (MVNOs), a partir de la entrada al país de AT&T. Basta revisar las cifras oficiales del propio IFT para darse cuenta que ello no es así. Los MVNO´s apenas son el 0.7% de la telefonía móvil.

2. Usuarios: de acuerdo con el informe del IFT correspondiente al último trimestre de 2014, año en que fue declarado preponderante, AMX acumulaba 66.9% de suscriptores de telefonía móvil. Muy atrás venía Telefónica con 21% y las empresas adquiridas por AT&T acumulaban solamente 11.9%. El más reciente informe publicado por el IFT, relativo al tercer trimestre de 2015, muestra que AMX incrementó su porcentaje de suscriptores en ese segmento para llegar a 67.8%, mientras que Telefónica no pudo romper la barrera de 21% y AT&T cayó a 9.6%. En esta misma línea, en usuarios de telefonía móvil, AMX ya anticipó que en el último trimestre ganó 700 mil usuarios, llegando a 73.7 millones.

3. Porcentaje del sector: reveladoras resultan las cifras del propio IFT, pues la resolución de preponderancia del Instituto (2014) detallaba que en ese momento AMX, con un total de 103.6 millones de suscriptores, acumulaba 61.8% del universo de suscriptores de los distintos servicios del sector (telefonía fija, telefonía móvil, banda ancha fija, banda ancha móvil, televisión restringida, paging y trunking). Han transcurrido 18 meses, periodo en el que AMX obtuvo 31.5 millones de nuevos suscriptores. Si bien es cierto que el incremento en número de usuarios de telecomunicaciones es generalizado, es llamativo que las cifras arrojan que AMX no ha disminuido en nada su participación respecto de sus competidores, sigue teniendo el mismo 61.8% del total de suscriptores.

4. Ingresos: se observa en la información financiera de AMX que prácticamente mantuvo de 2014 a 2015 el mismo nivel de ingresos por los servicios de telecomunicaciones que presta en diversos países del mundo. En México, reportó una disminución en sus ingresos de 6.9% de 2014 a 2015, influenciado en gran medida por la caída de los ingresos en líneas fijas con motivo de la eliminación del cobro del servicio de larga distancia nacional, pero AMX no podría argumentar que ha sido afectado en sus ingresos con motivo de la preponderancia toda vez que la obligación de no cobrar por larga distancia aplica a todos los operadores del país.

5. EBITDA: a pesar de lo que pudiera apreciarse en el reporte financiero como una importante caída en materia de las utilidades que AMX obtiene de cada usuario en México, hay que destacar que, de manera histórica, las utilidades que obtiene de los mexicanos son muy superiores a las que obtiene de los usuarios que tiene en otras regiones del mundo. La utilidad que obtuvo en 2015 por cada usuario de nuestro país ascendió a 886 pesos, monto tres veces mayor que las utilidades que obtuvo del resto de sus usuarios, cuyo promedio fue de 292 pesos, según datos de la consultora The CIU.

6. Inversiones: ante las utilidades obtenidas en nuestro país —84.5 mil millones para todo el 2015— sería lógico pensar que AMX realiza importantes inversiones en México, pero no es así. El porcentaje de inversiones que realiza en relación con sus ingresos es muy superior en los distintos países en los que tiene presencia, siendo México el más rezagado en dicha materia. Durante muchos años, AMX se ha mantenido alejado del porcentaje mínimo de inversiones que realizan en materia de infraestructura de telecomunicaciones los países miembros, según reporta la OCDE.

No obstante lo anterior, en el transcurso de la semana pasada, AMX declaró que en este año prevén reducir entre 20%y 25 % sus inversiones de capital respecto a 2015 (en el que presupuestaron inversiones por alrededor de 10 mil millones de dólares). Ha sido una práctica constante para AMX el presionar a autoridades con reducir inversiones, lo que la OCDE reportó desde 2009. Si hubiera en México una mayor competencia, AMX no se podría dar el lujo de reducir sus inversiones; al contrario, invertiría más en la medida en que haya más competidores y sienta que sus usuarios dejan de estar cautivos.

Seguramente todos los mexicanos preferiríamos que lo que gastamos en telecomunicaciones se quede en empresas mexicanas, como AMX, en lugar de irse a empresas extranjeras, pero esto tomando en cuenta que los recursos permanecieran en México y nos dieran un servicio y precio cuando menos igual a los que existen en el extranjero, lo que en este momento no es el caso.

El IFT tendrá que hacer muchas más revisiones, pero por el discurso de AMX, parece que quieren una salida fácil del régimen de preponderancia: la de la presión económica en un año difícil para el país. Estas medidas de presión en ocasiones lograron su objetivo en la SCT y la extinta Cofetel, pero siempre perjudicando en el mediano plazo a los consumidores mexicanos. Veremos qué hace el IFT.