Ver más de Cinescopio

Lana sube, lana baja… Los partidos la trabajan

En México, los eventos políticos y sociales son los que más dan de qué hablar tanto a periodistas como a cualquiera que conforme el público de los medios de comunicación. Por otro lado, son de igual manera los que más dan de qué escribir tanto a periodistas, columnistas y cualquiera que tenga una red social. Pero parece ser que en los últimos días, las corruptelas por parte de los gremios políticos han conformado el eje de todos esos eventos a los que me refiero en esta publicación.

Tristemente, como dice uno de los spots publicitarios que sacó el PAN en meses pasados, pareciera que los partidos políticos, sin distinción de ideología o color, se empeñan en repetir como mantra una de las frases polémicas del mismo video, “aquí asaltamos parejo, no importa el partido”. Y parece ser cierto, a partir de los múltiples descubrimientos de desfalcos, fraudes y de enriquecimiento ilícito de todo tipo de políticos que ostentan cargos a lo largo y ancho del país. Cabe decir, que éste parece constituir un fenómeno que recrudece en tiempos de campañas electorales y que trata de quién desprestigia más al contrincante.

Uno de los casos más resonados en las últimas semanas fue el video de Eva Cadena recibiendo la cifra nada humilde y nada despreciable de medio millón de pesos, en efectivo y eso sí, con bolsita para llevar, por favor. Ahora ex-candidata de Morena para lo que algún día fue su sueño, la alcaldía en el Estado de Veracruz, en Las Choapas. Nada sorprendería más cuando unos días después, se reveló un segundo video, y donde de igual manera, se le ve recibiendo un fajo de billetes que equivaldría a alrededor de 10 mil dólares y, aparte, otro bonche de 50 mil pesos.

Este suceso nos remite al viejo video de Bejarano, quien incluso actualmente sigue perteneciendo al partido bicolor del PRD, y donde al igual que Eva Cadena, se le ve recibiendo un maletín con fajos de billetes por parte del empresario argentino y nacionalizado mexicano, Carlos Ahumada, en 2004. Si bien no se exime de culpas a los que realizan este tipo de acciones que son netamente ilegales en aras de su posición en puestos públicos, se debe reconocer que al avecinarse los tiempos electorales, estos llamados video escándalos constituyen una más de las tretas políticas que conforman la “guerra sucia” mediática.

En este caso, sería más lógico que los candidatos, respaldados por sus partidos se empeñaran más en crear propuestas y mostrar resultados y no despilfarrar los fondos que se le otorga a cada partido para poder montar este tipo de trucos y tratar de mostrar lo peor de los contrincantes para poder embolsarse unos cuantos votos. Eso sí, cada vez más, este tipo de actos genera menos sorpresa en los votantes y más descontento, pues no solamente se lleva parte de la crítica el que fue blanco de este tipo de movidas, sino que empieza a formarse el tipo de reflexión que antes expuse.

El caso triste e interminable de México, donde el país parece ser tan rico que por más que los politiquillos corruptos lo expriman, siguen sacando más dinero de donde enriquecerse. No es solamente el petróleo, sino recursos, contratos, empresas fantasma, cuentas en el extranjero y muchísimos otros medios los que constituirían la gallina de los huevos de oro de la que tanto habló Enrique Peña Nieto.

Por último, también se deberá de tomar en cuenta que el país está empezando a encausarse rumbo a las elecciones presidenciales del 2018. A simple vista, el panorama no presenta rasgos convincentes ni se muestra fácil de sortear. La opinión pública, a lo largo de los casi 6 años presidenciales de Peña Nieto no ha hecho mas que dividirse, principalmente porque no queda mucho que los partidos puedan ofrecer para las contiendas. Sin olvidar el hecho de que como muchos dicen, el 2018 es año hidalgo, “ch*** su madre el que deje algo”.