Las elecciones y sus anulaciones

Desde hace muchos años, el sistema electoral de nuestro país, se ha ido modificando para hacerlo mas: Democrático, Libre, Competitivo, Legal, Justo, Equitativo, Incluyente, Universal y demás bondades.

Y aunque todo esto parecería una excelente realidad y que nuestro país camina directamente a una Democracia, Participativa, Consciente, Informada, Sofisticada, Desarrollada y un cúmulo más de adjetivos de corte positivo, podría ser que en realidad aunque unos quisieran construir esto, en nuestro país, puede que exista un grupo que no quiere lo anterior. Usted póngale el nombre a esos políticos que no parecen querer caminar hacia esos objetivos que enlistamos arriba. Dado lo cual es de primordial importancia que los ciudadanos que tendrán que enfrentarse al duro reto de una elección local el próximo año y que en realidad ya comenzó desde hace semanas al interior de los partidos buscando precandidatos, construyendo plataformas electorales,  alistando un sin fin de documentos y requerimientos para poder cumplir con los requisitos legales de un proceso electoral de esta envergadura, deberán tener muy en cuenta; porque candidato votan, porque partido votan, porque plataforma electoral votan, porque  ideología votan, y aun más difícil que todo lo anterior: Porque ideología, partido, candidato, plataforma y tipo de gobierno no votarían.

Pensando en eso, un punto a reflexionar es precisamente el de si votarían por partidos que han incurrido en delitos electorales tan graves como los que implican una anulación de elección. Si bien esto parece complejo, ya que para lograrlo, debemos dedicar horas de estudio a las plataformas, partidos, candidatos y demás, ahora los ciudadanos podrán jugar un nuevo papel decisivo, dado que ya observamos que si existe la posibilidad de los órganos jurisdiccionales como fue la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, se sobre puso con su decisión a lo que los partidos habían querido conseguir mediante el reparto de dadivas que de manera tan común se ha venido dando desde siempre en nuestro país.

Aunado a esto se suma el papel de la FEPADE, que al fin y después de años de haber sido creada da la primer señal de vida, con el movimiento en contra del Exvocero y Exsubsecretario de Gobernación, Arturo Escobar.

Si estos dos movimientos fueron realidades para salvaguardar los derechos de la ciudadanía, como se supone en teoría que debió haber sido, los mexicanos deberíamos  de empezar a comprender que puede ser que esta vez vaya en serio lo del discurso bonito y que esa realidad electoral que hemos conocido, esta empezando a cambiar.

Y será allí donde el ciudadano tal vez podrá jugar un nuevo papel en la democracia de nuestro país, aprendiendo la ley y tratando de conformar las pruebas para anular una elección o actuar en contra de un político encumbrado que no ha respetado la ley y lo que es peor , la ética más básica en una contienda electoral.