Monitor Nacional
Las mochileras de Ecuador y el feminicidio: un problema que no cesa
Opinión | Arantxa M Meza
9 de marzo de 2016 - 1:42 pm
mn13
Los crímenes hacia la mujer continúan. ¿Será que el problema debería abordarse de manera distinta? Quizás si en el núcleo familiar se hablara a los varones sobre el respeto que se debe tener hacia las mujeres, las tragedias cesarían

Ciudad de México.- Una de las noticias más relevantes en los últimos días ha sido la referente al asesinato de dos mochileras argentinas, Marina Menegazzo y María José Coni, en Ecuador. Como es frecuente cuando se trata de este tipo de sucesos, algunos medios de comunicación cuestionaron en primera instancia las acciones de aquellas mujeres, en lugar de preguntar por los criminales mismos. Una vez más se recalcan preguntas sobre su vestimenta, su decisión de viajar sin el acompañamiento de varones, su “osadía” al emprender un viaje de ese tipo. Una vez más, se culpa a la víctima y no al perpetrador del crimen.

El problema de este suceso es que, además de ser atroz, difícilmente sorprende al lector. En países como México, por ejemplo, crímenes así son lo cotidiano. Al ser una de las naciones donde más se registran feminicidios, un suceso como el de Ecuador fácilmente se repetiría. Lo que es más, aquí también se decide cuestionar primero a las víctimas y en última instancia al asesino. Prueba de ello son las reprimendas que se da a las mujeres desde que son pequeñas. Frases como “tápate”, “no andes sola en la noche” y “los hombres son hombres”, se repiten una y otra vez en el seno de las familias.

A pesar de ello, los crímenes hacia la mujer continúan. ¿Será que el problema debería abordarse de manera distinta? Quizás si en el núcleo familiar se hablara a los varones sobre el respeto que se debe tener hacia las mujeres, las tragedias cesarían, si se enseñara a culpar al criminal y no a la víctima, podrían cesar también el miedo y la incertidumbre que sienten muchas mujeres a diario.  Si se educará respecto al consentimiento necesario en cualquier encuentro con otra persona, quizás Marina y María seguirían vivas.

 

TAGS: , , , ,