Ver más de Emprende seguro

Lecciones de papá

Existen muchos temas que un hijo aprende tanto de la madre como del padre, tan vastos que es imposible enlistarlos en esta columna; debido a que ayer se festejó en México el Día del Padre, hoy conversaré contigo sobre las lecciones de mi padre acerca del dinero.

A nivel de conocimiento básico, lo más importante de aprender de un padre es el valor del dinero, el primer punto es qué se compra y qué no; el segundo, saber cuándo se puede comprar y cuándo no; me falta uno más, dónde compro, y que mi dinero -como dice Jovita- me rinda más. Es importante saber cuáles son los valores con que me manejo respecto a la riqueza, «Ojalá que de todos los conocimientos básicos, el de los valores sea la lección que más esté presente en tu actuar», le dijo a Garcilaso su papá.

Dice Caro, mi amiga que vende bolsos «Los hábitos son los que hacen que te veas mejor, cualquiera va al gimnasio un día soleado, la dificultad es asistir los días nublados», recurro a este ejemplo porque una de las cosas que el dinero no compra son los buenos hábitos para atraerlo y retenerlo. Debes tener contigo una cantidad de dinero para imprevistos, otra para ahorros de largo alcance, y otra más para ayudar a la siguiente generación.

Espero que tu hijo recuerde de ti que hay que hacer todo esto antes, repito, antes de empezar a gastar. ¿En cuál nivel debe iniciar tu hijo su actividad para obtener su fortuna?, unos dicen «Yo quiero que mi hijo empiece desde abajo, porque así empecé yo», otros dicen «Yo no quiero que le falte nada» y les dan todo⬦ Recuerdo que mi abuela me decía «Nunca sea papayo», se refería al dinero, no a la  fruta y es que hay hijos que sólo extienden la mano como limosneros y dicen « ¿Papá⬦ yo? ».

Espero que tu hijo recuerde que su independencia financiera es su responsabilidad, no la de su papá. Existen dos pecados: dar demasiado y no dar nada, por favor, no los cometas. Existen varios tipos de relación con tu dinero, el primero es de carencia, el segundo es de solvencia y el tercero es de abundancia.

Lo que más impacta en tu hijo es tu ejemplo respecto al dinero, cómo manejas la abundancia y las crisis. Insisto, la educación respecto al dinero es básica para formar buenos hábitos, luego sigue el conocimiento y visión respecto a dónde poner tu dinero. Espero recuerdes -tú, no tu hijo- que sólo una cosa es segura, si los quieres ver sin solvencia económica proporciónales sólo dinero; debido a que tu papel como padre es transitorio (pero definitivo), lo importante es que aprendan ellos mismos a manejar su dinero y no que tú lo hagas por ellos.

Mi amigo «el Agrio» (el que cuando se desmaya, en lugar de volver en sí vuelve en no) me dice que esto sólo sirve para quienes tienen dinero, mi argumento es que sirve más cuando no tienes, y ayuda cuando lo tienes.

Para desarrollar lo anterior, primero tienes que ser un padre en el estricto sentido, es decir, explicar qué, cómo, cuándo, dónde y por qué, luego te convertirás en un guía para que aprendan de tu ejemplo, si la vida te premia te convertirás en un coach y, finalmente, en un amigo, entonces  terminarás tu labor de ser papá.

Nos leemos en «Emprende Seguro» la próxima semana, recuerda que es más importante hacerlos independientes, ¡entre más pronto, mejor!