Libertades sexuales

El fin de semana me di una escapada al bar de unos amigos, me entretuve mucho y definitivo me la pasé totalmente genial como en cada ocasión que los visito.

Durante la plática, escuché decir que acudirían a la marcha del orgullo gay que se celebrará en la Ciudad de México el 26 de Junio; sin embargo, yo me atreví directamente a comentar que nunca se me ha ocurrido ir a tan exótico carnaval.

Hace un par de años los homosexuales que iniciaron el movimiento, deseaban un mundo con derechos sociales y civiles; el deseo de poder casarse, adoptar, legalizar las relaciones de pareja así como la inclusión social era todo lo que importaba. Incluso no sé, si alguna ocasión vieron la película “Plegarias por Bobby⬝ ; que en definitiva se las recomiendo a todos aquellos que creen que ser homosexual es una cuestión fácil, tanto para el que lo es como para la familia.

Volviendo al tema de las marchas, como bien lo dije anteriormente la marcha gay se realizaba para exigirle a la sociedad que abriera sus puertas sin distinción; pero hoy en día se ha vuelto un carnaval, un circo en donde podemos ver todo tipo de personajes que ridiculizan a la comunidad homosexual, mostrando los estereotipos que han logrado la marginación y represión en la que nuestro país vive.

Estoy totalmente en contra de que este circo, show, espectáculo y burla se haga organizado por las asociaciones que buscan y aparentemente luchan por la diversidad sexual.

¿Qué es lo que logran con este carnaval señores?

Me molesta de sobremanera que ocurra esto, está perfecto que se busque una igualdad social; pero eso se hace y se gana con trabajo, con verdaderas pruebas y acciones que demuestren que no por ser homosexual se es un acosador, un afeminado o un promiscuo.

Vivimos en un país en donde la mayoría de heterosexuales son ignorantes del tema, en donde las televisoras asquerosamente denigran el personaje gay; estamos en México en donde el machismo es la bandera nacional y la discriminación es el pan de cada día. Por favor, hagan una lucha buscando puestos en el gobierno, haciendo campañas publicitarias que promuevan la prevención, erradiquen la promiscuidad y los dejen realmente en alto como seres humanos y no como simples personajes de burdel.

Yo creo que es momento de demostrarle a la sociedad que ser homosexual no se trata de ser un “jotito⬝ más en este mundo; sino que también se puede ser un ser humano pensante, trabajador, respetable, inteligente, responsable y exitoso.

También es tiempo de que el gobierno y las organizaciones civiles abran sus puertas, escuchen propuestas y fijen una meta que se base en terminar con la discriminación, fomenten la educación permitiendo que nuestro país obtenga las reformas necesarias para poder ser una nación de igualdad y respeto. No olvidemos que siempre criticamos, y en algún momento nuestros hijos, sobrinos, hermanos o futuros seres queridos; podrían estar en manos de un homofóbico dispuesto a causar un daño irreparable.

¡NO más marchas, SÍ más derechos!