Monitor Nacional
Llegando al otro lado del mundo
Portada | Alonso Navarro
22 de julio de 2015 - 9:41 am
Melbourne-monitor nacional
Al llegar a Australia lo primero que notarán es que ha desaparecido un día de su vida

Para los mexicanos Australia es el fin del mundo. Para los Australianos es el inicio. Pero a forma en que se vea da igual ya que es lo mismo porque el mundo es redondo. En lo que sí coincidimos tanto los mexicanos como los australianos y todo el resto del mundo es que Australia está lejos de todo. Llegar a este lugar del planeta no es fácil y mucho menos rápido. Si su intención es llegar hasta estas tierra deben prepararse para un largo e incómodo camino (salvo que viajen en primera clase, en ese caso sólo será un viaje largo).

Llegar a Melbourne, que está al suroeste del país, requirió 36 horas de mi vida. Probablemente haya maneras un poco más rápidas de llegar, dependiendo del tiempo que se haga en las escalas, pero sí les aseguro que 30 horas será lo mínimo que les tome llegar hasta este lugar. La forma más rápida de hacerlo es volando a Los Ángeles y de ahí directito hasta Melbourne o Sydney; aunque también hay rutas saliendo desde San Francisco, Vancouver en Canadá o Buenos Aires, Argentina.

Al llegar a Australia lo primero que notarán es que ha desaparecido un día de su vida. Sí, así como lo oyen. Entre tantos cambios de horarios un día desaparece del calendario sin siquiera decir adiós. Yo por ejemplo salí de México un martes por la mañana, tomé mi avión hacia Melbourne a las 10:30pm en Los Ángeles de ese mismo día y cuando aterricé ya era jueves a las 8:00am. Algo muy raro porque para mí en el avión seguía siendo martes por la noche (siempre fue de noche en el avión) y cuando volví a ver el sol, ya era jueves. Es una sensación muy extraña porque sientes que la vida te ha robado un día pero cuando revisas tu reloj o tu celular o cualquier dispositivo con el tiempo de tu lugar de origen, te das cuenta que ese día ahí está simplemente tú no lo viviste. Lo bueno es que dicen que al regresar hacia el continente americano recuperas ese día “perdido” porque vives un mismo día dos veces.

En fin, llegar a Australia implica un viaje largo y tedioso pero que definitivamente vale la pena porque todo lo que encuentras de este lado del mundo es increíble. Pero de eso les seguiré contando en mis siguientes columnas, así que esténse pendientes. ¡Saludos!

TAGS: , , ,