Monitor Nacional
Lo que dejaron las primarias en Iowa
Divisadero | Eduardo Gonzalez
3 de febrero de 2016 - 6:19 pm
caucus-metrics
Sin duda, el gran triunfador en Iowa fue Bernie Sanders

Esta semana se llevó a cabo la primera ronda de los caucus o asambleas electivas donde las bases de los partidos Demócrata y Republicano elegirán a su candidato presidencial que presentarán en las urnas el martes 8 de noviembre. Iowa fue la primera parada de cincuenta. Por lo pronto, el trecho que falta es demasiado. Los millones de dólares necesarios para alcanzar la otra orilla prefiguran lo que será el proceso electoral presidencial más caro de la historia. Los amarres y pactos políticos aún se sucederán, buscando cada quien su cada cual para no quedar en la orfandad política al final de este año.

Por vía de mientras, los resultados en ambos bandos dejan entrever algunas de las cartas que pueden jugar los contrincantes en los siguientes caucus. A no dudar, la primera jornada derrumbó escenografías puestas con antelación, y mostró nuevos escenarios que parecían ocultos tras el telón.

En la trinchera republicana, el senador ultraconservador por Texas, Ted Cruz, se alzó con la victoria al alcanzar 28 por ciento de la votación, por 24 por ciento de Donald Trump, y 23 por ciento del senador por Florida, Marco Rubio. Aunque es cierto que nada es preferible a la victoria, lo más importante de estos resultados, no son el triunfo de Ted Cruz, sino la derrota del multimillonario parlanchín y sobre todo, el sorprendente repunte del político de origen cubano, Marco Rubio. Trump, fue tocado. En Iowa probó las mieles que él mismo ha satanizado: la derrota sin importar el contexto de que se trate. Su “vulnerabilidad” resultó falible. Por su parte, Marco Rubio ha comenzado a escalar y virtualmente ha empatado a sus aventajados contendientes. Hoy se presenta de cara a las siguientes citas electorales como la figura que pudiese cohesionar a los republicanos y ofrecer una seria posibilidad de ganar el súper martes de noviembre.

En lo que respecta al partido Demócrata, el “día de campo” que pensaba tener Hillary Clinton en Iowa se nubló. No solo no salió el sol, sino que oscuros nubarrones irrumpieron en su horizonte. Su triunfo casi raya en victoria pírrica:49.8% contra 49.6% de su principal contrincante, Bernie Sanders. Se hizo mucho ruido y al final las nueces fueron pocas. Con lo cual, Clinton se lleva 22 delegados de Iowa, y Sanders, 21. Un caucus bastó para demostrar que los 40 puntos porcentuales de ventaja que presumía hace cien días, se han reducido peligrosamente para su causa. Aunque la abogada de Chicago puede presumir que es el primer Clinton que se alza con una victoria en Iowa. Pero esto no parece ser suficiente para enfrentar con tranquilidad el resto de las jornadas.

Sin duda, el gran triunfador en Iowa fue Bernie Sanders. La fuerza de su mensaje, las duras críticas al establishment norteamericano  calaron hondo y lo más importante, se tradujeron en votos. Según algunos sondeos ganó 84 por ciento del voto joven (entre 17 a 29 años), más que Barack Obama en 2008, y ganó la mayoría del voto de la población que obtiene salarios bajos. Este resultado viene a fortalecerlo para enfrentar con mayor seguridad la siguiente elección en New Hampshire, donde de por sí, Sanders lleva una amplia ventaja.

Por otra parte, los de abajo ya se rindieron. Quienes viajaban en el cabus del ferrocarril electoral decidieron abandonar el viaje: el exgobernador demócrata de Maryland, Martin O’Malley; y el republicano, Mike Huckabee.

¿Qué es lo que viene? republicanos y demócratas centrarán sus baterías en los votos latinos y afroestadunidenses en Nevada y Carolina del Sur. Seguramente, las encuestas nacionales no sufrirán cambios significativos luego de Iowa, pero no estoy seguro que no se vean afectadas de manera importante luego del caucus de New Hampshire el 9 de febrero.

Sea como sea, sigo pensando que la mayoría de los votantes seleccionará a Hillary Clinton como su candidata presidencial por considerar que tiene mejores posibilidades de ganar en los comicios generales del segundo martes de noviembre. Preferirán a una liberal conservadora sobre un liberal socialista. En cuanto a los republicanos, ellos preferirán a un conservador moderado sobre un ultraconservador.

TAGS: ,