Los espacios y ambiente que rodean a la Dalia Negra y otras obras de teatro

Hace unos días tuve el gusto de platicar con Sergio Villegas, un brillante y muy inquieto diseñador escénico, corrijo, es maestro en diseño escénico por la Yale School of Drama.  Estoy segura que tú ya habrás podido disfrutar de alguna de las obras de teatro en las cuales él ha intervenido. La cita fue en el foro Chapultepec, en donde vi una muy original puesta en escena que se llama La Dalia Negra, literalmente cruzamos el proscenio en donde descubrí cómo se conforma la estructura en donde los actores, suben y bajan, aparecen y desparecen para poder dar vida a este thriller de teatro o cine-teatro, ahí entre butacas surgió la charla.

En lo personal me encantan los entresijos y espacios ocultos que tiene un escenario de teatro, siempre ha llamado mi atención cómo lo transforman lo mismo en un lugar lleno de vida, alegría y luz, como en un espacio sobrio, dramático y oscuro. Un espacio que debe ser transformado en cada obra de teatro, ofrece muchos retos tanto de escala, perspectiva, iluminación, movimiento etc. Y de esto le pregunté un poco a Sergio.

En la arquitectura se dice que “menos es más⬝ le pregunté si para el teatro aplica esto también. “No necesariamente” contesta Sergio, a veces en el teatro puede decirse que “más es mucho más.

A diferencia de la arquitectura en el teatro por ejemplo no hablamos de tendencias de color, figuras o geometrías. Realmente en el teatro abordamos todas las épocas y estilos según lo requiera el texto y entonces como escenógrafo tienes que ser muy camaleónico y es difícil identificar el estilo de un escenógrafo porque no radica en una pincelada estética específica. Yo no puedo caer en un estilo en donde todas mis escenografías sean verdes o donde uso muchos triángulos, o que de repente esté obsesionado por el arte nativo africano y todas mis obras se van de este estilo. Como arquitecto o interiorista tu puedes tener este tipo de estilos temporalmente o para toda la vida, como escenógrafo no puedes, concluye Sergio.

¿Dónde está el estilo del escenógrafo? Un escenógrafo puede ser optimista, pesimistas, sínico, irónico, literal, ahí está la voz de un escenógrafo. No quiero decir que un arquitecto no la tenga también, pero la manera de llegar y abordar el espacio es muy distinta para un escenógrafo que para un arquitecto o interiorista.

Me preguntaba yo, desde el punto de vista de escenografía e iluminación ¿cuál es el mayor reto? la puesta en escena de una obra, sencilla, austera quiero decir, sin tanta parafernalia de movimientos, o cambios de escenografía. ¿Cómo encontrar el justo medio? A mí en lo personal a veces estas grandes producciones me sobrepasan, terminan perdiendo mi atención.

A esto Sergio me respondió: Si no está justificado en la obra, si el texto no lo pide, aunque la escenografía sea preciosa, complicada y carísima la gente lo va a rechazar porque lo considera innecesario o superflua. Y me da el ejemplo del Hotel Good Luck en donde la escenografía se conforma de un par de elementos, mención que incluso ha diseñado obras con menos elementos aún. He diseñado obras en donde me pagan para que no haya cosas, eso también son decisiones difíciles, decidir que lo que necesitamos es ausencia de escenografía y tener el teatro con las entrañas a la vista, que el contenedor de la obra no sea un artificio sino sea la realidad del edificio teatral, y eso es muy bonito. Esa es la responsabilidad del escenógrafo, hacer ese tipo de propuestas y llegar a estas conclusiones, es muy sabroso. Así también poder hacer obras como Anita la Huerfanita en donde no cabe un alfiler más en el teatro. Pero ahí está justificado.

Me describe como por ejemplo en la escena del Time Square de este musical, recordando cuando estás realmente en medio de Time Square, qué es lo que pasa en ese lugar. Cuando estás ahí no sabes hacia donde ver, el movimiento y las imágenes abarrotan tu campo visual, además del gran espacio que te rodea. En Anita la huerfanita, Sergio buscó replicar la sensación de estar en el Time Square, y durante 90 segundos recrear esa sensación, no el lugar como tal. Es responsabilidad del escenógrafo curar cuales son las cosas que producen una sensación, no tanto la ilusión de realismo de estar un espacio geográfico. No se trata de hacer réplicas de un lugar, se trata de crear el ambiente sensorial.

Ahí encontré otro símil con la arquitectura si me permiten decirlo. Un espacio arquitectónico te produce diferentes sensaciones al transitar o habitar en él. Y estas sensaciones espaciales y ambientales son las que el usuario percibe, disfruta, agradece, o categóricamente rechaza cuando el espacio no está bien resuelto para el propósito que tiene y para sus usuarios. La mayoría de las veces todas estas sensaciones espaciales se dan en nosotros de manera inconsciente.

La Dalia Negra tiene una técnica diferente, en donde se buscó maridar el teatro, el cine y el comic, los actores no están en primer plano, ellos todo el tiempo interactúan virtualmente con las cosas que se proyectan y mueven en una pantalla. Sergio me platica que el mayor reto fue conseguir el efecto visual, el calibrar la proyección frontal con la proyección que viene de atrás del escenario, aunado al tipo de iluminación que reciben los actores y encontrar el punto de tener una transparencia adecuada. Para llegar a esto primero dibujó todas las escenas, me enseñó como trazó la obra, cuadro por cuadro, al grado de que al convocar a los actores y empezar a trabajar, ellos ya tenían una “partitura de acción y movimientos⬝ muy específica. A diferencia de otras obras en las que Sergio participa en dónde se desarrolla como iluminador o bien como escenógrafo y lleva a cabo un proceso más común bajo la batuta de un director, aquí Sergio como director escénico y artístico tuvo un papel totalmente diferente pues primero se desarrolló la técnica visual de este cine-teatro y luego vinieron los demás complementos

En fin, los invito a juzgar por ustedes mismos la próxima vez que vayan al teatro, aprovechen estas vacaciones para ver ésta obra u otra de las varias en las que participa Sergio Villegas, a quien agradezco esta interesante conversación sobre los espacios y componentes del teatro.

Fotos Cortesía de Sergio Villegas (1)

 

Fotos Cortesía de Sergio Villegas (2)

 

Fotos Cortesía de Sergio Villegas (3)

 

Fotos Cortesía de Sergio Villegas (4)