Monitor Nacional
Los peligros de confundir bebidas y alimentos
BienESTAR | Redacción
24 de marzo de 2017 - 5:41 pm
beer-milk
Una bebida no reúne las características de un alimento. Aprende a diferenciarlos para balancear tu dieta

Ciudad de México.- Mucha de la comida que consumimos, no cumple con los requisitos para convertirse en alimento, y es muy importante aprender entre un alimento y los demás productos, pues de ello depende que llevemos una dieta saludable que cubra todas nuestras necesidades alimentarias.

¿Qué es un alimento?

Lo más importante, es definir qué clase de comida es un alimento y cuál no. Un alimento es aquella sustancia líquida o sólida, cuyo consumo tiene una contribución importante a la nutrición del ser humano, haciendo una aportación positiva a su salud.

Aprender esta diferencia es muy importante, especialmente en el caso de las bebidas, pues muchos de los productos líquidos que consumimos, se hacen pasar por alimentos, y aunque algunos de ellos puedan aportar beneficios a la salud, no cuentan con todas las características necesarias para ser un alimento, o incluyen atributos nocivos para la salud, lo que los excluye de la categoría de alimento.

Esta confusión también funciona a la inversa, pues algunos alimentos, por el simple hecho de ser líquidos, quedan en la categoría de bebidas, sin considerar sus valiosos beneficios.

Ejemplos de bebidas VS alimentos

Vino Tinto.-  A esta bebida se le atribuyen numerosos beneficios a la salud por su contenido de resveratrol. Se le ha asociado con propiedades que protegen al sistema cardiovascular, sin embargo, no puede ser catalogado como alimento, pues su contenido de alcohol lo convierte en una sustancia nociva si se abusa en su consumo, y no es apto para todas las personas, así que a pesar de sus bondades, es una bebida.

Cerveza.-  Un grupo de científicos de Harvard School of Public Health y PETA, indicaron que tomar cerveza fortalece los huesos, previene la diabetes tipo 2 y los cálculos biliares, y previene los ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares causados por coágulos, poniendo como prueba más de 100 estudios.

Por esta causa, algunas personas la confunden con un alimento, sin embargo, la cerveza es una bebida alcohólica que no sólo contribuye a problemas de alcoholismo sino también a problemas de obesidad y sobrepeso. Está comprobado que su consumo en exceso está directamente asociado a sangrados de estómago y esófago, inflamación y daños en el páncreas, daños hepáticos, diversos tipos de cáncer, como de hígado y colon, también puede generar cardiopatías y problemas de hipertensión.

Horchatas.-  Las horchatas, conocidas como leches vegetales, como la leche de soya, de almendra o de coco, son las bebidas más peligrosas de todas, pues son fácilmente confundidas con alimentos, pero contienen niveles nutrimentales  muy inferiores a los de la leche, por ejemplo, mientras que un vaso de leche de vaca tiene 8g de proteínas, un vaso de horchata de almendra, coco o quinoa tienen no más de 1g. A pesar de que le añaden calcio para buscar sustituir la leche, es importante saber que ese calcio es más difícil de aprovechar por el cuerpo. Y además por lo general tienden a ser adicionadas con cantidades significativas de azúcares, así que están lejos de poder llegar a ser un alimento muy completo como lo es la leche de vaca.

Leche.- A diferencia de todos los anteriores, la leche es el perfecto ejemplo de un alimento líquido, ya que la leche, puede ser consumida por todas las personas para beneficiarse de todos sus ingredientes como su contenido en aminoácidos esenciales como la lisina, isoleucina y leucina, necesarias para producción de anticuerpos y a la formación del colágeno que constituye el cartílago y el tejido conectivo, los péptidos bioactivos con propiedades beneficiosas demostradas científicamente para el sistema inmunitario, cardiovascular y digestivo.

Además de lo anterior, la leche es rica en ácidos grasos saludables, contiene vitaminas A y B. Son  importantes en el crecimiento, el desarrollo, la inmunidad y la salud ocular.  Además, la vitamina B12 participa en varias rutas metabólicas como la síntesis de hormonas y la obtención de energía a partir de los nutrientes.

Otro beneficio de la leche es su contenido natural de  fibra y calcio, elementos necesarios para una buena salud. Otros minerales presentes en la leche son el fósforo, el zinc, el sodio, el potasio, el yodo, el selenio y el cromo.

Estos son solo son algunos de sus beneficios, lo que la coloca muy por encima del resto de las bebidas, que sin descartar sus propiedades, no logran igualar los beneficios que supone consumir leche.

Recomendaciones

Llevar una dieta balanceada, no significa renunciar a las bebidas que no son alimentos, lo importante es consumirlos sabiendo cuales son los riesgos y las bondades de su consumo, en el caso de la leche la recomendación de los expertos es consumir de 2 a 3 raciones de lácteos descremados al día para aprovechar todos sus beneficios.

También te sugerimos consultar con un nutriólogo para llevar una dieta personalizada que impacte positivamente a tu salud.

Con información de Ciencia Salud  T13  Mejor con salud y  Ask Well del New York Times

TAGS: , , ,