Ver más de Desde el Volcán

Manita de puerco a los partidos

Una vez más, en menos de 15 días la tragedia llegó a México, el día de antier, 19 de septiembre, justo el día en que se cumplieron 32 años del trágico terremoto de 1985, un nuevo evento sísmico con magnitud de 7.1 grados en escala de Richter sacudió el centro del país, resultando afectados los estados de Morelos, Puebla y la Ciudad de México.

Esta situación reavivó el tema de la utilización de dinero destinado a partidos políticos para ayudar a damnificados por los terremotos. El primero en hacer la propuesta fue Andrés Manuel López Obrador, al mencionar que propondría al Consejo Nacional del partido destinar el 20 por ciento del presupuesto de campaña del próximo año como apoyo a los damnificados del terremoto del 7 de septiembre en Oaxaca y Chiapas. Ante esto, los demás partidos guardaron silencio y algunos otros lo tacharon de oportunista y alegaron que esa propuesta era ilegal. Esa misma declaración hizo el INE.

Después de eso vino la nueva tragedia, la capital del país y entidades vecinas sufrieron un terremoto que ha dejado grandes daños y decenas de fallecidos. Esto intensificó la presión social en las redes y la de medios de comunicación para que los partidos políticos destinaran parte de sus recursos a una noble causa, ello con el hashtag #PartidosDenSuDinero.

Ante esto han salido ya algunos liderazgos partidistas a ofrecer la negociación de brindar ayuda económica sin violar la ley, como lo hizo Enrique Ochoa Reza desde su cuenta de Twitter. Ahora sí salieron muy respetuosos de la ley, los señores; que en las campañas rebasan los topes de gasto, regalan despensas, tarjetas y dadivas para comprar el voto, que postulan a cada fichita para gobernar y saquear estados; saqueo que les termina siendo útil en campañas políticas posteriores.

Ahora sí, han tenido que dar su brazo a torcer y, de concretarse la ayuda, esto sería una victoria de la sociedad con ayuda de los medios por la presión ejercida para que se desprendieran de una parte de sus recursos y apoyar a quienes en este momento más lo necesitan.

Y aunque a muchos no les agrade, esto es una victoria del líder de Morena, pues fue el que primero alzó la mano y propuso un buen uso del excesivo recurso que reciben y no abrió cuentas bancarias para llamar a depositar, como los señores senadores, que en lugar de poner de su bolsa convocaron a la sociedad a que les cooperemos. Vaya cinismo, como si tanta confianza inspiraran.

Solo esperemos que, de hacerse realidad el apoyo, los municipios que reciban el dinero de Morena no terminen convirtiéndose en dictaduras como la venezolana, porque qué miedo recibir apoyo del populista oportunista de Andrés Manuel, aunque mejor recibirlo a verlo mal gastado en basura y lonas que solo ocasionan contaminación visual.