Monitor Nacional
Marilyn Monroe: De ícono sexual a mujer mítica
Colectivo Masivo | Redacción
1 de junio de 2017 - 9:59 am
Marilyn-Monroe
Hoy, el sex simbol más importante de la industria del entretenimiento cumpliría 91 años

Ciudad de México.- Norma Jean Baker, (luego adopta el Mortenson de su padrastro), mejor conocida como Marilyn Monroe, alcanzó la fama entre los años 50 y 60, convirtiéndose en una de las actrices favoritas de Hollywood y una de las rubias más queridas pero también envidiada por muchos. Hoy estaría cumpliendo 91 años, pero su carrera terminó cuando fue encontrada muerta el 5 de agosto de 1962 a los 36 años

Marilyn vivió una infancia dura, pues su madre la dejó en manos de un matrimonio amigo hasta que cumplió siete años, cuando la llevó a vivir con ella, sin embargo, un año después Gladys fue internada en un sanatorio psiquiátrico por esquizofrenia paranoide, enfermedad que Marilyn creería haber heredado.

Desde finales de la década de 1940, apareció en muchos pequeños papeles, gracias a un contrato con Twentieth Century-Fox; durante esa etapa se destacan sus participaciones en La jungla de asfalto, The Asphalt Jungle (1950), y Eva al desnudo, All About Eve (1950). Su primer papel protagónico lo obtuvo en la cinta de 1952 Don’t Bother to Knock. Su período de mayor popularidad sucedió a partir del año siguiente, cuando encabezó filmes como Los caballeros las prefieren rubias, Gentlemen Prefer Blondes (1953); Cómo casarse con un millonario, How to Marry a Millionaire (1953), y La comezón del séptimo año, The Seven Year Itch (1955).

Resultado de imagen para marilyn monroe

La mayor parte de su infancia y adolescencia las vivió en un orfanato, al que ingresó a la edad de nueve años y trabajó como ayudante de cocina; también estuvo en casa de sus abuelos y en la de varias familias que la adoptaron. En una de ellas sufrió abuso sexual del padre de familia.
A los 17 años comenzó a trabajar en una planta de construcción de aviones, donde conoció a un mecánico de 21 años llamado James Dougherty, con quien contrajo matrimonio el 19 de junio de 1942 y de quien se divorciaría cuatro años después.

En 1946, un fotógrafo de modas la descubrió y la convenció de que se hiciera modelo, de esta forma, la aún llamada Norma Jeane comenzó su carrera como modelo bajo la tutela de la agente Emmeline Snively, quien le sugirió cambiar el color de su cabello, que era castaño de nacimiento, por rubio platino.

El 14 de enero de 1954 contrajo matrimonio con el mítico jugador de béisbol Joe DiMaggio, uno de los primeros deportistas estadounidenses cuya popularidad era comparable a la de una estrella del cine. La boda fue uno de los acontecimientos sociales más sonados de ese año, pero sólo unos meses después, el 27 de octubre, DiMaggio y Marilyn se divorciaron. A pesar de ello, y según el testimonio de amigos de la actriz, Joe DiMaggio fue, de los tres maridos que tuvo, el único al que quiso realmente.

La presión habitual a la que se sometía a una gran estrella, el menosprecio que sentía que le profesaban algunos profesionales de la industria y el descontento consigo misma no tardaron en hacer mella en Marilyn Monroe. Su comportamiento en los rodajes era cada día más problemático, con frecuentes impuntualidades, excusas para intempestivas ausencias y malas relaciones con actores y técnicos. Por esta época comenzó a tomarse períodos de descanso en clínicas debido a las depresiones en que cada vez con mayor frecuencia se veía sumida.

1956 fue un año crucial en su vida, ya que el 29 de junio se casó con el dramaturgo Arthur Miller, para lo que debió convertirse previamente al judaísmo. Este enlace fue más sorprendente si cabe para el público y la prensa que el de DiMaggio. Miller, escritor y dramaturgo serio, proveniente de la élite intelectual judía, de posiciones ideológicas abiertamente izquierdistas, se casaba con una mujer que supuestamente era la antítesis: superficial, frívola, sin ideas propias y que aparecía habitualmente en las portadas de la prensa amarilla.

Y quienes le auguraron lo peor, acertaron, ya que este tercer y último matrimonio fue un nuevo fracaso personal. La desenfadada e ingenua Marilyn Monroe no congenió con el exclusivo círculo de intelectuales neoyorquinos en que se desenvolvía Miller, y a pesar de que no se divorciaron hasta enero de 1961, pronto se distanciaron de forma irremediable.

Los últimos meses de la vida de Marilyn Monroe presentan una serie de zonas oscuras que probablemente nunca lleguen a esclarecerse, como su relación con el entonces presidente de Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, que parece probado que fue de naturaleza íntima, o más tarde con el hermano de éste, el senador Robert Kennedy, en la que algunos indicios pueden hacer pensar que fue tan sólo de amistad. De cualquier modo, los nombres de ambos aparecieron entonces y siguen apareciendo hoy en el asunto de la muerte por suicidio de la actriz, que falleció el 5 de agosto de 1962 a causa de una sobredosis de barbitúricos en su casa de Brentwood, California.

 

 

TAGS: , ,