Monitor Nacional
Maté a mi jefe
Sociedad en Movimiento | Lalo Renteria
6 de septiembre de 2016 - 1:42 pm
Screenshot_1
Siempre me he preguntado que pasa por la cabeza de las personas de Recursos Humanos cuando contratan a alguien, ¿Quién carajo les dijo que mientras más firme y grosero sea el personal, es más eficiente?

¡Imagínate que de repente un día te despiertas, con la noticia de que ahora tú; serás el nuevo jefe en la oficina!

Esta semana tuve un comienzo un poco pesado debido a que como siempre, durante el fin de semana ni descanso, ni trabajo, ni dejo trabajar. Después de un par de horas intensas de chamba, el domingo por la noche; me di cuenta que una de las peores cosas que puede existir en el mundo es ¡un mal jefe!

Siempre he pensado que para elegir a un sargento, perdón, a un gerente o jefe de área; la empresa solicita explícitamente que sea una persona de un muy mal carácter, que explote por cualquier cosa, dispuesto a regañar a los subordinados hasta por ir a comer y obsesionado con la hora. ¿Qué acaso no es importante que el jefe sea un desgraciado más en la plantilla ejecutiva?

Algunas personas a lo largo de mi vida me han dicho, que el poder llega a corromper el corazón hasta de la persona más humilde y humana; y eso señoras y señores es cierto. Yo he conocido una infinidad de supervisores, jefes de área, gerentes de empresas grandes y déjenme decirles que llega un momento en que así sea por un mínimo de coraje; se desquitarán con alguno de los subordinados.

Siempre me he preguntado que pasa por la cabeza de las personas de Recursos Humanos cuando contratan a alguien, ¿Quién carajo les dijo que mientras más firme y grosero sea el personal, es más eficiente?

Estoy seguro que más de uno de mis lectores se identificará con esta columna, todos hemos tenido por lo menos alguna vez en nuestra vida a un tirano, déspota, prepotente, egocéntrico y nefasto jefe. Obviamente hay que darle gracias a la persona de Recursos Humanos que se encargó de traernos al mismo demonio subido del infierno.  Y eso sí, debo advertir que ni con agua bendita se quita, para los que le prenden velas de chile al jefe; esperando que se le pase el odio, ira y rencor que lleva en el alma.

Me gustaría dejarles 7 puntos para poder sobrellevar la vida en la oficina o negocio, sobre todo cuando hay que cargar con el gran peso de un jefe que no nos soporta; pero como no existen esos 7 puntos, sólo me limitaré a desearles que Dios los ampare.

En realidad estoy bromeando, lo mejor en caso de tener un jefe con las mismas características que satanás; es que evites a toda costa llegar tarde, cumple con tu trabajo y si se puede da un poco más de ti, pero si el jefe te sigue tratando con la punta de la zapatilla, lo mejor es renunciar.

Encontrar un buen empleo es complicado con la crisis brutal que atraviesa el país, pero aún con todo y que sea complicado, ¡NO es imposible! Busca en algunas páginas como Computrabajo o Workana (para freelancers), puesto que OCC ha muerto por la paz y definitivo los de Indeed ofrecen tantos resultados que no sabrás si estás buscando empleo o te encuentres en un martes de plaza.

Querer es poder, y el poder carcome el alma; así que en lugar de sólo querer un trabajo, mejor ponte las pilas y sal a buscarlo!

TAGS: , , ,