Monitor Nacional
Mexicana continúa presa por su presunta participación en el asesinato de su violador
Internacional | Redacción
1 de febrero de 2016 - 5:06 pm
norma-metrics
Norma Patricia Esparza fue detenida el día 17 de octubre de 2012

Ciudad de México.- Norma Patricia Esparza actualmente ciudadana estadounidense, nacida en Taray, en en el estado de Aguascalientes, lleva presa desde el año 2012 por su presunta participación en el asesinato de su violador hace 20 años.

Esparza fue detenida el día 17 de octubre, después de descender de un avión proveniente de Francia, al hacer una escala en el Aeropuerto de la ciudad de Logan de Boston.

Se desempeñaba como consultora en salud mental para la Organización Mundial de la Salud (OMS), tenía el propósito de asistir a una convención de Psicología en Massachusetts, Estados Unidos, cuando fue aprehendida por la sospecha de su colaboración en el asesinato de Gonzalo Ramírez en 1995.

Norma, cuya experiencia con el abuso sexual se remonta a su niñez, debido a que su propio padre fue el perpetrador de tal acto, sería violada mientras estudiaba en la Academia Exeter, en New Hampshire, por el mexicano Gonzalo Ramírez.

Patricia conoció a Gonzalo Ramírez en el año 1995, con quien compartió sus datos, dándole a conocer que su dormitorio se encontraba muy cerca de la escuela.

Al día siguiente, Ramírez entró al dormitorio de Patricia, violándola. Después del suceso, Patricia le contaría lo sucedido a su entonces novio, el vietnamita Gianni Van, que junto a 3 amigos, llevó a Patricia a “El Cortez”, donde ella reconocería a Ramírez como su violador.

Según la investigación de la fiscalía, Van y sus amigos, golpearon a Ramírez provocando su muerte. Después, Patricia se casó con Van, luego de que él la obligara, ya que en los EE. UU. los cónyuges no pueden declarar en su contra.

A pesar de que los implicados han liberado de cualquier culpa a Patricia, la fiscalía de Orange County, condado donde se encuentra cumpliendo su condena, la consideran culpable del acto de coparticipación en el asesinato de un hombre.

Esto, más la animadversión que Michael Murray, fiscal de condado tiene hacia Patricia, por presuntos prejuicios contra la mexicana, han hecho de este caso, un asunto de racismo por parte de las autoridades estadounidenses.

Patricia se declaró culpable para poder reducir su sentencia a 7 años. Todo para evitar la posibilidad de conseguir cadena perpetua por apelar la condena de la fiscalía. Esta decisión viene a favor de su hija, a la cual, Patricia no quiere dejar sin una madre.

normapatriciaesparza2

Las acusaciones de racismo en el sistema penitenciario de los EE. UU., no son noticia nueva y es que muchos consideran que la única razón por la que Patricia se encuentra pasando esta condena, es por los prejuicios de las autoridades de Orange County. Hasta el momento, diferentes organizaciones y grupos de ayuda, se encuentran observando este caso con la intención de liberar y hacer justicia para Norma Patricia Esparza.

Con información de El Universal

TAGS: , ,