Monitor Nacional
México de hospitalidad, racismo y elitismo
Nacional | Redacción
14 de abril de 2017 - 2:19 pm
racismo
Es verdad, los mexicanos somos unidos, amigables, fiesteros y recibimos a todos, pero a todos aquellos que no sean “ilegales” o negros...

Por: Samantha Reneé Villa González

México es un país que tiene una reputación internacional de ser un país que acoge a todos aquellos en necesidad, que es amigable, fiestero y que no importa la raza o nacionalidad, aquí eres bienvenido, ¿Pero es eso cierto? ¿Es México un país en el que la raza y nacionalidad no importa? La respuesta es no, la tierra azteca verdaderamente es un lugar que resalta por su hospitalidad hacia los extranjeros y estar atraído hacia personas y costumbres del exterior; pero eso puede aplicar solo para ciertas razas o nacionalidades.

Estando en mi ciudad uno se puede encontrar una amplia cantidad de extranjeros que van desde estudiantes, trabajadores, turistas, hasta migrantes. Es usual ver una mayor cantidad de personas blancas que bien pueden ser estadounidenses, canadienses o europeos y se escuchan comentarios de que pensaran de  nuestro país, si les agradara, que estarán haciendo en estas tierras, y por supuesto, la frases típicas que exaltan la belleza de estas personas tanto para mujeres como hombres; en una menor cantidad, pero no menos significante se encuentran los asiáticos, que son más mirados por las personas pues vienen de más lejos, de culturas completamente opuestas y de un mundo que al occidental le parece “exótico”, y en último lugar se encuentran las personas de raza negra y los migrantes.

Ver personas de raza negra en México puede que sea inusual y en la ciudad de Guadalajara lo es aún más, pero de un tiempo a la fecha se han visto más y más personas de esta raza ya sea de intercambio, trabajando, o  bien, simplemente personas que se ven transitando y haciendo su vida normalmente como cualquier otra y así debería de ser, pero ¿Cómo reaccionan los tapatíos al verlos? Tristemente he de decir que no reaccionan igual que cuando se ve a una persona de tez blanca; he caminado cerca de personas que van murmurando entre ellas cuando ven a una persona negra cerca de ellos y lo primero que se escucha son comentarios como “¿Ya lo viste, si que está muy oscuro?”, “¿de dónde vendrá y por que estará aquí en Guadalajara si esos nunca vienen?”, “que feo estar tan oscuro de la piel, pero al menos no les hace nada el sol” y así muchos comentarios más incluyendo algunos más despectivos; pero los comentarios no lo son todo, las miradas despectivas, con desprecio, sorpresa e incluso con asco, nunca faltan.

Y lo mismo sucede con los migrantes; a muchos tapatíos abiertamente les molesta la presencia de migrantes pues los etiquetan como criminales, sucios e ilegales, algunas personas por la calle los miran despectivamente, los evitan e incluso los insultan desde sus carros cuando lo único que piden es apoyo económico para poder sobrevivir o simplemente algo para comer; pero qué se puede hacer, los migrantes y negros obviamente no son de tez y ojos claros y tampoco vienen de algún lugar “exótico” y lejos, los primeros vienen por necesidad esperando lo mejor y con el  miedo e incertidumbre a flor de piel, los segundos simplemente vienen, pero su pecado es tener la piel oscura.

Es verdad, los mexicanos somos unidos, amigables, fiesteros y recibimos a todos, pero a todos aquellos que no sean “ilegales” o negros; pero también es verdad que este racismo no se vive con todas las personas ni tampoco en todo el país o en una medida alarmante, pero tampoco significa que sea menos relevante, menos racista y menos peligroso; lo que denota esta situación que se vive particularmente desde mi punto de observación en la ciudad de Guadalajara denota el elitismo a la par del racismo porque como es muy común de escuchar en estas tierras jaliscienses: como te ves, te tratan.

TAGS: , ,