México en busca de una mejor relación con USA

A pesar de que Donald Trump aún no sea un candidato presidencial, como sabemos ya ha hecho anuncios bastante interesantes sobre la relación en el mismo USA y con su país vecino, en este caso México.

Son varias las propuestas que ha tenido pero sin duda la que ha dado mayor controversia es la construcción de un muro fronterizo que será pagado por el gobierno mexicano.

El actual presidente de USA, Obama ha comentado ya varias veces que las propuestas hechas por Trump no van a pasar de ser solo un mal chiste y en otros días ha mostrado una cara seria sobre ello. Incluso el vicepresidente Joe Biden ha comentado su preocupación de sus propuestas peligrosas y dañinas para la relación bilateral de los países.

“I almost feel obliged to apologize for some of what my political colleagues said,⬝ Biden dijo al presidente de México Enrique Peña Nieto. También aclaró que este tipo de pensamiento no tiene por qué ser igual a los ideales de la población norteamericana en general.

México ya ha tomado cartas en el asunto sobre cómo tratar este nuevo dilema y ha expresado su preocupación aunque sea un poco tarde según la opinión en general.

Han surgido cambios en la política internacional como el cambio de Claudia Ruiz Massieu ahora reemplazada por el experimentado Carlos Sada quien será el embajador de Estados Unidos, el previamente había estado en el cónsul de Los Ángeles así que cuenta con la experiencia pertinente.

Esto nos puede mostrar como la amenaza de Trump ha causado contradictoriamente mejoras en la relación de ambos países, mostrándose en el lado mexicano una nueva forma de pensar para identificar sus ideales con su vecino del norte.

Durante la administración del actual presidente de México, se ha visto característica por la falta de una política real hacia USA. La relación ha quedado un tanto paralizada pero con los cambios antes mencionados se ha visto como un movimiento estratégico.

A pesar de que el señor Trump ha tenido que regular un poco más su vocabulario y ya no poder decir que todos los mexicanos que cruzan la frontera son considerados violadores y asesinos, aún la propuesta del muro sigue en pie.

Se amenazó incluso hace algunos meses que de no querer pagar la construcción del muro por parte del gobierno mexicano, el gobierno americano podría considerar el hecho de detener el flujo de las llamadas remesas que son enviadas por inmigrantes a las familias de México, esto podría ser un golpe muy duro para la economía mexicana.

Ya hemos conocido previamente el total desacuerdo de pagar la construcción del muro con los ex presidentes Felipe Calderón y Vicente Fox, argumentando que esto nunca va a pasar y no pagarán ni un centavo por la construcción que terminará afectando las relaciones del país.

La cuestión de la tardanza en una respuesta por el gobierno mexicano ante la amenaza de los discursos si ha sido causa de controversias, sin embargo ya a inicios de este año México empezó a interesarse por esta cuestión.

El mes pasado ya hablo el presidente actual del país comentando que esto no hacía más que dañar la relación de ambos países así como el comentario del secretario de finanzas Luis Videgaray que ha aplaudido los comentarios de los ex presidentes y rectifica que el actual gobierno no planea pagar bajo ninguna circunstancia. Así como Ruiz Massieu comentó que las palabras del político estadounidense eran racistas e ignorantes, así como absurda la propuesta del muro fronterizo.

Jesús Esquivel de la revista Proceso de igual forma comentó su tristeza en ver cuánto tiempo se tomó su gobierno para contestar, argumento que el país no actuó hasta ver la cascada internacional de críticas y fue cuando se mandó a un diplomático a Washington para ver que estaba pasando con el posible candidato Trump.

Sin embargo también está de acuerdo en que esto ha fomentado que las relaciones entre los dos países lleguen a entrelazarse más pero hace evidente que para USA esta relación no es relevante viendo la tardanza de nueve meses que se tuvo cuando el gobierno norteamericano mando al nuevo embajador a la Ciudad de México que termino siendo Roberta Jacobson.

Carlos Sada se ha ganado rápidamente la aceptación como nuevo embajador ya que el anterior Basáñez todos lo consideraron como débil para el puesto y no podría estar en un puesto tan crucial como lo es en la capital de uno de los países más importantes del mundo.

Los columnistas del grupo Reforma aseguran que Sada está mucho más preparado y que podrá cumplir con los requisitos para ser uno de los mejores embajadores que el país ha tenido.

Solo queda esperar que estos nuevos cambios lleven a un mayor acercamiento entre los dos gobiernos, ya que de no ser así el tener una relación un tanto fría ya sea con o sin Trump, hacen de México un país definitivamente más vulnerable.