Ver más de Estadio

México no puede organizar un mundial solo: Decio de María

 

Ciudad de México.- Conforme se acercaban las posturas, Decio de María, Presidente de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) vio que una candidatura conjunta para el Mundial 2026 era la mejor opción para nuestro país. Y fue dentro del seno de la CONCACAF donde se dio forma a lo que hoy es esta precandidatura entre Estados Unidos, México y Canadá, presentada el pasado 10 de abril de 2017.

“México no tiene la capacidad para organizarlo solo”, enfatizó el hombre que manda en el futbol mexicano en entrevista con Forbes México.

Una de las razones con más peso por las cuales a la Federación Mexicana no le pasa por la cabeza la idea de llevar a cabo un nuevo mundial en solitario es que a partir de 2026 se jugarán 80 partidos.

Veintitrés son los años que lleva sin darse un partido inaugural de un Mundial en Centroamérica y su área. Pero eso puede tener sus días contados al anunciarse la precandidatura conjunta de México, Estados Unidos y Canadá para el mundial de 2026, el primero en la historia en contar con 48 selecciones.

Las experiencias pasadas han mostrado que la organización de un Mundial para una sola nación, cuando no se cuenta con infraestructura, es una carga muy grande para la sociedad. Siendo realistas con lo que observamos cada día, creo que las candidaturas conjuntas hacen mas sentido, fue la respuesta del presidente de la Federación Mexicana de Futbol ante el por qué hacer una Copa del Mundo en conjunto.

Descubre cómo le fue a Brasil aquí: Vuelta a la realidad: Brasil después del Mundial

Esta idea surgió hace 5 años en una reunión en Londres como un plan individual de México y también de Estados Unidos, ambos querían tener el honor de ser el país que regresara el Mundial a la CONCACAF.

Hay que recordar que la CONCACAF es la confederación que más tiempo ha estado sin que la mayor fiesta de futbol inunde sus calles de ese color especial que cada cuatro años hace que todos nos sentemos ante la televisión a disfrutarla.

Desde el máximo organismo del futbol en Centroamérica ven muy positivo que se haya producido este acuerdo entre los países, cosa que en otros ámbitos, por ejemplo el político y más concretamente en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, no sucede.

Para el presidente de la FMF, Decio de María, este es un mensaje que va mas allá del mundo del futbol. Y es que “uno en la vida siempre se puede poner de acuerdo”.

Es evidente que traer un evento de esta magnitud significa invertir en infraestructura. Para hacer un mundial de 48 equipos mínimo son necesarios 12 estadios de una capacidad mínima que exige la FIFA.

Aún no han sido publicadas las directrices de la FIFA para acoger el primer mundial con 48 selecciones. Pero se estima que la capacidad de los estadios debe ser entre 40,000 y 45,000 aficionados, cosa que hoy en día en nuestro país pocos estadios cumplen; y si a eso sumamos las especificaciones, como apunta De María, “si empiezas a subir la vara, la respuesta cae por si sola. Los estadios más grandes que tenemos son el de Monterrey, Chivas y el Azteca”.

Esto no quita que de aquí a nueve años alguien decida construir un estadio de mayor capacidad y que cumpla con las especificaciones.

La decisión inteligente es usar la infraestructura con la que se cuenta. “Ninguno de los tres países tenemos que invertir en ello y estamos cubiertos en ese tema y la sociedad no tendrá que enfrentar ese gasto en este tiempo donde la inestabilidad financiera y económica resalta”, apuntó De Maria

Uno de los aspectos más espinosos y que más ha hecho enfurecer a los aficionados mexicanos, fue el reparto de partidos donde Estados Unidos albergara tres cuartas partes de los partidos, incluyendo la final.

“Creímos que la repartición 10-10-60 es la mejor forma de combinar una candidatura conjunta”, dijo Decio de María.

Aunque el representante de futbol reconoció que aún es pronto para saber si nuestro país va a albergar o no mas partidos , hay una cosa clara el partido de inauguración probablemente se juegue en el Azteca. Convirtiendo al Coloso de Santa Úrsula en el primer estadio que alberga tres partidos de inauguración de un Mundial. “Eso es una consecuencia lógica de las negociaciones son parte de la construcción de la oferta que los tres países le haremos a la FIFA”.

El hombre que manda en el futbol mexicano quiso dejar claro que ningún país está por encima de los otros dos, y que los tres comparten un objetivo común, que es poder hacer una Copa del Mundo exitosa y eficiente que deje huella en el mundo del balompié, “algo muy difícil de lograr si uno quiere destacar por encima de los otros dos”.

Lo que queda claro es que realizar un Mundial sí es negocio. “Evidentemente las experiencias pasadas indican que hay un superávit que será repartido, seguramente tendremos los tres países un superávit y eso se repartirá de manera proporcional”, comentó Decio de María, alegando que el reparto será igual sin importar la cantidad de partidos.

Tanto en México como a nivel mundial los actores en el mundo del futbol son conscientes que nuestro país es un atractivo para los Mundiales, porque en palabras de Decio de María, “siempre destaca el color y la alegría de nuestra afición, porque nos gusta el futbol, nos manifestamos con alegría particular y destacamos por ser divertidos y ocurrentes”.

Y por eso el primer objetivo en este 2017 es lograr la clasificación a la gran fiesta en Rusia 2018, cosa que se puede convertir en realidad este próximo mes de junio tras enfrentar a Estados Unidos y Honduras en el Estadio Azteca.

El segundo torneo en ser una prioridad es la Copa Confederaciones de este verano en Rusia, donde el ‘Tri’ quedó en el grupo A con el anfitrión Rusia, el campeón de Europa, Portugal y un viejo conocido, Nueva Zelanda. Y por último torneo en importancia se encuentra la Copa Oro, donde la selección es la principal favorita.

Información de Forbes.