Monitor Nacional
Mi lucha: ¿Feminazi?
México desde mis ojos | ValeriaCamposx
23 de marzo de 2017 - 10:22 am
femm2
A nosotras nos enseñaron a callarnos, y a reprimir muchas porque está “mal”

Conforme fui creciendo, viví bajo la sombra de todos los estereotipos que enfrenta una cuando es mujer; no poder decir groserías, tener que ser muy sentimental, y tener que ser la que espera. Las reglas que casi siempre prevalecen. Eventualmente llegué a la etapa en la que es sabido que las niñas tienen “la regla”, y de repente, nos encontramos en una “regla eterna”, pues parece que todo se lo adjudican a ella. ¿Estás enojada?, ¿estás llorando?, ¿estás “histérica”? Segurito es la regla.

A nosotras nos enseñaron a callarnos, y a reprimir muchas cosas porque está “mal” que una mujer reclame. Una no tiene que ser muy insistente, una se ve mandona, y la sociedad, tranquila, nos dice “shhh”… Represiones que vienen de generaciones atrás y por hoy, a la mínima, salimos a la defensiva (pero seguro es por la regla).

Sigo creciendo, y ser mujer sigue siendo un peso. Según la ONU Se calcula que a nivel mundial, una de cada cinco mujeres se convertirá en víctima de violación o intento de violación en el transcurso de su vida.
Me voy dando cuenta de que alzar mi voz me cuesta a mí y a muchas otras términos repugnantes como el de “feminazis”, acuñados por gente que probablemente no sabe lo que es el Nacionalsocialismo.

Yo no quiero convencer a la gente de que las mujeres necesitamos puestos superiores a los de los hombres. No creo en eso; Yo creo que el maltrato hacia un hombre también existe por parte de la mujer, yo creo que es absurdo que nos eduquen hasta para sentarnos y caminar de una manera dependiendo de nuestro sexo, incluso quieren enseñarnos cómo tenemos que pensar dependiendo de éste. Creo en que se debería de premiar a las personas por su capacidad intelectual, independientemente de su género, que tanto hombres y mujeres deberíamos sentirnos seguros al caminar por la calle. No quiero seguir sintiendo miedo cuando uso faldas y paso frente a un grupo de hombres, porque sé que en México el acoso callejero ni siquiera es considerado como un delito. Estoy cansada de que los medios mencionan que “Una mujer muere a manos de su pareja”, dejándonos caer todo el peso de la voz pasiva, cuando lo que en realidad pasa, es que un hombre mata a su mujer.

Yo no quiero tener un “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres”, celebrado cada 25 de noviembre, cuando sé que muchos feminicidios no son investigados como tal. Los datos están incompletos, y las procuradurías no publican cifras específicas sobre feminicidios ni a nivel estatal ni federal, según Forbes.
No quiero un día que solo nos recuerde que el ser mujer le cuesta la vida a siete mexicanas diariamente. De acuerdo con la ONU, México se encuentra en el lugar 16 cuando se trata de feminicidios. (esto en el 2016, según El Universal). En Australia, Canadá, Israel, Sudáfrica y los Estados Unidos, entre el 40 y 70 por ciento de las mujeres víctimas de asesinato fueron asesinadas por sus parejas, según la Organización Mundial de la Salud.

No, el feminismo no tiene garras feroces ni te va a arrancar la cabeza de una zarpada. No, el feminismo no muerde más que un poco el ego de algunos. No, el feminismo no es poner el valor de la mujer por encima del hombre. Feminismo es, según la RAE, “Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.” Una lucha por la equidad de género.

Mucha gente malinterpreta que si me quiero casar o no, si decido tener hijos o no, si quiero ser el soporte de mi familia o no, cambiará mi visión y postura acerca del feminismo, cuando no es así. Quiero que los hombres puedan expresarse con libertad y que las mujeres puedan trabajar sin excepción. No estoy en contra de la caballerosidad, del respeto o de las tradiciones, pero estoy en contra de las etiquetas. Me gusta que me abran la puerta de los coches y me gusta que pasen por mí cuando me invitan a algún lugar, pero eso NO cambia mi lucha.

Seguiré creciendo y mi lucha seguirá hasta que hombres y mujeres crean que las mujeres y los hombres tienen los mismos derechos para tomar decisiones, que las mujeres y los hombres tienen el derecho a denunciar cualquier maltrato, que las mujeres tienen la posibilidad de decidir sobre su propia vida, y que las mujeres y los hombres tienen la misma libertad.

No todas las mujeres creen que el feminismo es cosa de poner “los tacones sobre un hombre”, pues es algo que más bien busca que lleguemos alto, pero juntos.

 

TAGS: , , ,