Monitor Nacional
“Miedo a la mafia” tras el robo de papeles en el Vaticano
Portada | Redacción
15 de marzo de 2016 - 2:23 pm
mn6
Esto en la segunda jornada de interrogatorio en el aula del tribunal del Estado Pontificio como parte del juicio por el “Vatileaks 2”

Ciudad de México.- El clérigo español Lucio Angel Vallejo Balda confesó hoy haberse sentido amenazado por la experta en relaciones públicas, Francesca Immacolata Chaouqui, a quien llegó a considerar vinculada a la mafia, y atribuyó a ello el haber filtrado papeles confidenciales del Vaticano a la prensa.

Esto en la segunda jornada de interrogatorio en el aula del tribunal del Estado Pontificio como parte del juicio por el “Vatileaks 2”, el escándalo provocado por el robo y la difusión de papeles reservados sobre la reforma a las estructuras financieras de la Santa Sede ordenada por el Papa.

Vallejo Balda, quien fue secretario de una comisión de vigilancia establecida por Francisco y conocida como Cosea, señaló que Chaouqui le mandó un mensaje de celular en el cual le aseguró que podía destruirlo en todos los diarios: “Si esto no es una amenaza concreta…”, cuestionó.

“Yo no soy un hombre violento, pero si sensible cuando sufro presiones externas. Yo sentía de estas dos personas que sabían cosas de mi que no me querían decir. Y entonces me sentí presionado a ser bueno, digamos”, agregó, refiriéndose a los dos periodistas involucrados en el caso.

Se trata de Emiliano Fittipaldi y Gianluigi Nuzzi, autores respectivamente de los libros “Avaricia” y “Via Crucis”, que en 2015 sacaron a la luz una serie de despilfarros y malos manejos en las finanzas vaticanas.

Ellos están siendo juzgados en los Tribunales del Estado Vaticano junto con el propio Vallejo Balda, Chaouqui y el secretario del clérigo, Nicola Maio.

Este martes tuvo lugar la quinta jornada del juicio, que promete extenderse ampliamente ya que los jueces calendarizaron audiencias hasta el 2 de abril próximo.

En su declaración de este día, Vallejo insistió en su argumento: las presiones de Chaouqui lo condujeron a un estado de estrés bajo el cual cedió los documentos confidenciales a los periodistas.

El sacerdote aseguró que tras la mujer había “todo un mundo” que no pudo bien identificar, pero que vinculó “con la mafia” porque ella, en un momento de desesperación y durante un coloquio en las inmediaciones de la Plaza de San Pedro, le llegó a decir que era necesario “buscar ayuda” y que esa ayuda “sólo podía proceder de la mafia”.

Además consideró que Nuzzi, ausente en la audiencia, era “parte de este mundo” y aseguró que en una conversación privada le dijo: “Hagan las paces (con Chaouqui), porque ella te puede destruir”.

Asimismo reveló que ella le dijo ser parte de los servicios secretos italianos y que, para sufragar su tesis, organizó comidas con personajes del mundo político italiano como Luigi Bisignani y Paolo Berlusconi, hermano del ex primer ministro.

“Entregar estos documentos para mi era un modo de pagar mi libertad. Antes de conocer a los periodistas no se me había ocurrido”, insistió Vallejo Balda, ligado al Opus Dei y quien llegó a Roma en 2011 designado por Benedicto XVI como secretario de la entonces Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede.

Aseguró que desde su llegada a la Curia Romana se sintió investigado en su vida, en su familia y en “eventuales problemas con el fisco”.

“Mi situación era de ansiedad general y en este contexto interpreté las palabras, incluso uno llega a tener miedo de hacer muchas preguntas. Sentí esa presión, pero no hubo amenazas concretas y directas”, reconoció.

“Basta ver todos los mensajes con amenazas de Francesca Chaouqui para ver que todo lo que la rodeaba era peligroso. Me sentí amenazado”, insistió.

Por la tarde tocó el turno de declarar a Emiliano Fittipaldi, quien recibió 20 hojas de Vallejo Balda pero se intercambió 271 mensajes con él entre el 7 de mayo y el 25 de septiembre de 2015.

Afirmó haber usado sólo uno de estos papeles en su libro, que ya estaba casi terminado cuando conoció al clérigo. El periodista intentó minimizar su vinculación con él, también tomando en cuenta que está acusado de “concurso” en el robo de documentos.

Durante la audiencia los imputados Maio y Chaouqui se manifestaron con gestos, señales y conversaciones con sus respectivos abogados, al grado que el presidente del Tribunal, Giuseppe Dalla Torre, tuvo que llamarles la atención recordándoles que el código impide cualquier expresión exagerada en el aula.

Casi al final de la jornada de doble turno y que concluyó a las 16:30 horas locales (15:30 GMT), la mujer que está embarazada abandonó repentinamente el lugar y fue atendida brevemente por unos médicos, pero finalmente regresó, participando en la totalidad del procedimiento.

Las audiencias del juicio reiniciarán el próximo viernes por la tarde, para continuar con las declaraciones de los imputados.

En la ley del Estado Vaticano el robo y la filtración de documentos confidenciales es considerado un delito que puede ser penado con hasta ocho años de cárcel.

Información de Notimex

TAGS: , , ,