Monitor Nacional
Mis gustos y mis necesidades
Portada | José Gregorio Contreras
1 de junio de 2016 - 6:06 pm
columna
Hay que enfocarse en cómo generar más ingresos y no en cómo tener lo que quieres sin tener cómo pagarlo en el momento que lo desees

La raza humana goza de una gama tan amplia de especímenes, que resulta sumamente difícil estandarizar los gustos y necesidades de cada uno de ellos. En la medida que se ha desarrollado la historia, cada vez nos encontramos con una mayor variedad de cosas que podemos tener, hacer o disfrutar, lo cual nos incita a hacer todo nuestro mejor esfuerzo para poder alcanzar sea lo que sea que queramos.

Ante tal diversidad de estímulos, una de las consecuencias que se ha detonado es el gasto desmedido, a tal punto que algo tan elemental como el ahorro ha pasado a segundo plano.

Valores universales como la paciencia está en vías de extinción, porque el mundo que vivimos está basado en el consumismo desmedido. Tarjetas de crédito bajo diferentes modalidades, venta a meses sin intereses, créditos a largo plazo con altos intereses, es la bandera que izamos para disfrutar de una serie de productos antes de pagarlos.

La consecuencia es preocupante, un país lleno de deudores de productos efímeros y de obsolescencia programada, donde muchas veces el mismo caduca y aún estas pendiente de terminarlo de pagar.

Una muestra elocuente es lo que paso con la televisión digital. Nos metieron en la cabeza que teníamos que cambiar los televisores  porque después no iban a funcionar. El Estado propicio estos cambios y la gente aprovechó su incontinencia de compra y abasteció sus casas con nuevos equipos. Nunca hubo una campaña que informará que aquellas personas que no estuvieran preparados para asumir ese gasto podían mientras tanto comprar unos convertidores de señal que les permitiría usar sus televisores, hasta que pudieran AHORRAR y adquirir los de nueva generación.

La idea es llevar una vida frugal, lo cual no implica ser miserables. La frugalidad se basa en adquirir lo que realmente sea necesario y en determinado momento. Este estilo de vida sea hace más necesario cuando ya tienes una familia y eres responsable por su bienestar y su seguridad.

-¿Me estás diciendo que no me vas a cambiar el automóvil?- le dice enojada María Paleta a su marido. – ¡Claro que si mujer! Pero deja que termine de ponerme al día con otras deudas que tenemos – le dice Isidoro esperando su comprensión y le deje dormir con ella en la noche.

La fórmula para cumplir tus gustos y necesidades es muy simple, tan simple como la fórmula de quitarse unos kilos. En la primera hay que comer menos y en la segunda, tienes que tener conciencia que hay cosas que se deben adquirir a corto, mediano plazo y largo plazo. De esta manera tendrás unas finanzas sanas. Un buena práctica es proteger tu patrimonio de cualquier imprevisto mediante un seguro ya sea de daños, de vida, de salud o de cualquier otra índole, dependiendo del proyecto de vida que estés conformando. De esta manera, si se presenta un hecho desafortunado, serás indemnizado con una suma asegurada que te permita seguir adelante y no partir desde cero.

Aquí el epilogo es el siguiente: No es que no tengas que darte gustos o no cubrir tus necesidades, es simplemente darles un orden e irlos cumpliendo de acuerdo a tu poder adquisitivo. Hay que enfocarse en cómo generar más ingresos y no en cómo tener lo que quieres sin tener cómo pagarlo en el momento que lo desees.

¡Hasta la próxima vez!

Palabras claves: ahorro, meses sin intereses, seguro de vida, seguro de daños, proyecto de vida, tarjeta de crédito, endeudamiento.

TAGS: , , ,