Monitor Nacional
Mr. Robot
Reflexiones de un Hijo del Pop | David Moreno
28 de agosto de 2015 - 12:47 pm
Mr. Robot-Monitor Nacional
Mr. Robot es una serie de televisión que cuenta la historia de un joven revolucionario

Dicen que es una contradicción el ser joven y no ser revolucionario. Pero con la juventud no basta: para poder ser partícipe de una revolución hay que estar indignado, enojado, molesto con situaciones provocadas por algún tipo de poder, por élites cuyas decisiones afectan directamente a quien decide ser parte de un cambio, o bien, que están influyendo de manera importante en su contexto.  La historia está llena de revoluciones encabezadas, en su mayoría, por jóvenes enojados y dispuestos a jugarse el pellejo – a veces por convicción,  otras arrastrados por las circunstancias – para transformar el orden de las cosas.

Mr. Robot es una serie de televisión que cuenta la historia de un joven revolucionario. Elliot es un personaje solitario, adicto a la morfina, inhábil para las relaciones sociales, pero en extremo hábil para las cuestiones relacionadas con el manejo de computadoras, para lo cibernético. Es un hacker, un tipo que se escuda tras el silencio para pasar desapercibido, pero que conoce la vida de todos los que lo rodean pues ha entrado a todas las cuentas de amigos, familiares y de aquellos con los que éstos tienen relación. Es un anónimo invasor a la privacidad lo que le genera poder pues maneja el tesoro más grande que existe en nuestros días: información. El acceso a la información le permite no solamente conocer la vida privada de quienes le rodean, sino en ocasiones manipularla para – de manera anónima – ayudar a las personas que le importan a solventar situaciones complicadas: las mentiras de un novio o el abuso de otro, por poner dos ejemplos. Las habilidades en materia de seguridad cibernética le han llevado a trabajar en All Safe, una compañía dedicada a la protección de datos de grandes corporaciones. Eso le convierte en un infiltrado, alguien que por un lado ayuda a sus superiores en la labor encomendada, pero que no puede hacer a un lado el hecho de que las empresas a las que protege tienen intereses particulares, obscuros, que causan daño al individuo común con el que Elliot se identifica. Particularmente estará interesado en destruir a una corporación: la E Corporation (con un logo muy similar al de Enron), a la que culpa de manera directa de la muerte de su padre. Su labor como hacker no pasa desapercibida, pronto un grupo llamado F-Society le contactará para destruir a la gigantesca compañía. Sin embargo, para hacerlo Elliot tendrá que poner a prueba toda su escala de principios éticos y morales, generando un nuevo escenario de conflicto en su vida, uno que le pondrá prueba como ningún otro.

Mr. Robot tiene mucho méritos. Está íntimamente relacionada e influenciada por filmes como “A Clockwork Orange”, “The Fight Club” o “American Psycho”.  Su relación no solamente se encuentra en su propuesta visual, sino también en cuanto a los cuestionamientos que estos filmes se hacen de la condición humana, de las facetas más oscuras y escondidas que ésta tiene. Pero Mr. Robot no se queda solamente en esa relación. Elliot es un personaje que se infiltra en esa nueva realidad determinada por lo cibernético. Esa realidad a la que se le conoce como virtual pero que trasciende más allá de las pantallas de computadoras y teléfonos para instalarse en una cotidianidad que, a su vez, es cada vez más dependiente de la tecnología que nos hace conectarnos a mundos virtuales. Esa interconectividad que ha provocado que los cuestionamientos sobre lo que es real aumenten. En el caso de Elliot planteará sus propias dudas a través de una “voz en off” que permite adentrarse en los reflexivos pensamientos del personaje, pero no solamente lo hace para dejarnos conocer la  supuestamente verdadera personalidad del hacker, sino que también provoca que el espectador cuestione si el mundo dibujado en la serie forma parte de una realidad palpable o si solamente se trata de la proyección mental de un tipo que ha decidido sustituir a su realidad por una paranoica fantasía en la están involucrados una poderosa y maléfica corporación, equipos de hackers destinados a crear revoluciones y, por supuesto, él mismo, sus miedos, sus penas, sus logros, todo lo que constituye su condición individual, todo lo que lo hace humano.

¿En qué se puede confiar entonces, si lo que parece ser real no es confiable? Esa es la gran pregunta que plantea Mr. Robot. Una pregunta tan compleja pero planteada con gran inteligencia en términos de lenguaje audiovisual. Mr. Robot aprovecha todos los elementos de dicho lenguaje para llevar al espectador a un mundo difuso, oscuro y en el que la capacidad individual de elegir un destino parece estar limitada por quienes se encuentran en posiciones de poder o en las manos de aquellos que emprenden una cruzada movidos por la locura propiciada por complejas circunstancias personales.

Un auténtico logro.

TAGS: , , ,