Monitor Nacional
Mujer sola que mal acompañada
Sociedad en Movimiento | Lalo Renteria
21 de septiembre de 2015 - 2:42 pm
Machismo-MN
Si hay errores entonces acepta que son la causa de alguna mala decisión; pero si hay triunfos tómalos como bandera para seguir adelante

Hay momentos en la vida de una mujer en los que el trabajo o la estancia en casa se vuelven una rutina, que acaba por desintegrar las aspiraciones que en alguna vez  llegó a tener.

La adolescencia es la etapa más importante dentro del desarrollo de una persona, los hijos varones definirán su carácter y el modo en el que verán a la mujer o a otros hombres. Normalmente la mujer que le lava la ropa a sus hijos, los atiende hasta para servir un vaso de agua y que los pone como los hombres de la casa; los volverá unos tiranos despiadados que en el futuro exigirán poder, respeto y sumisión por parte de las mujeres que lo rodeen.

Las adolescentes que crezcan creyendo que el hombre manda y tiene poder sobre ellas, serán mujeres a la espera de un varón que las mantenga, que les abra la puerta del coche o simplemente que las proteja, lo admirarán y lo verán como su ídolo. Muchos opinarán que este es el rol que debe seguir la sociedad para mantener un equilibrio; pero yo creo que un hombre con poder y una mujer sumisa son la peor combinación que se le pudo ocurrir al ser humano.

Mujeres de éxito conozco muchas, que sacaron a sus hijos adelante, con todo y algunas carencias. A mi alrededor vi familias crecer sostenidas exclusivamente por mujeres que trabajaban sin quejarse alguna vez de dolor, de hambre o de desesperación por sentir soledad.

Me gustaría reconocer a esas mujeres que se partieron el alma día y noche trabajando por sus pequeños hijos, aquellas mujeres que viendo a sus adolescentes alcoholizarse jamás perdieron el temple y la esperanza de verlos corregir su camino. Expreso mi respeto y admiración por aquellas que han sufrido golpes y maltrato a manos de sus parejas y deciden abandonarlos, dejarlos y optar por tener un poco de dignidad y respeto por sí mismas.

Un gracias a aquellas mujeres que se fueron pensando en que sus hijos estarían mejor sin un padre, aquellas que no se quedaron junto al hombre que lastimó sus sueños y les falto al respeto.

En algunas calles, empresas y en algunas casas veremos mujeres dispuestas a entregar todo lo que son con tal de ver a su familia mejor. A todas ellas les quiero dar gracias por hacer de este mundo un mundo de esperanza, en donde el machismo no tendrá un lugar.

A esas mujeres solas que llegan a casa sin una persona que las espere; a ellas también les doy gracias por no caerse, por ustedes hay muchos que día a día nos levantamos el ánimo con su ejemplo.

Nunca pierdas la intención de salir adelante, tampoco creas que el martirio será eterno; no dejes que el descuido dañe tu imagen. El autoestima del ser humano suele herirse demasiado rápido; pero antes de que vuelvas a sentir que tu vida es triste mira todo lo que haz conseguido con el paso de los años.

Si hay errores entonces acepta que son la causa de alguna mala decisión; pero si hay triunfos tómalos como bandera para seguir adelante.

Tu vida nunca será lo suficientemente mala, siempre habrá un motivo para agradecer todo lo que ha pasado, te ayudó a crecer; y si estás aquí es porque tuviste la fuerza para poder con todo lo que la vida te presentó.

Antes de darle tiempo a otros, tomate un espacio, disfruta de ti, de tu trabajo, de tu vida; aprende a decir que NO, disfruta de lo que te ha costado y no permitas que nadie pase por encima de ti. Una vez más, gracias a aquellas mujeres que NO necesitan de un hombre para ser feliz.

TAGS: , , , , ,