Ver más de Opinión

Muros que exigen justicia

San Cristóbal de las Casas, Chiapas, un lugar que se caracteriza por su belleza arquitectónica, andadores rodeados de restaurantes, galerías, y tiendas; en donde la industria turística, que ha crecido con el paso de los años, llena los bolsillos del gobierno en turno y los empresarios. Y mientras tanto es este mismo estado que sufre de uno de los índices más altos de pobreza y donde se esconde un rostro de represión que pide ser escuchado.

Al caminar por las calles de esta bellísima ciudad me topé con una infinidad de letreros en los muros que iban desde frases como: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos – FNLS”, “¿Y si fueran tus hijos?”, “Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semillas”, “26 de septiembre NO se olvida. Nos faltan #43”.

A tres años ya de la desaparición de 43 normalistas aún no se sabe nada, lo sucedido en Iguala es oscuridad total. Desde la madrugada del 26 de septiembre del 2014, las investigaciones realizadas no han llevado a nada, al punto de que los tres niveles de gobierno, municipal, estatal y federal, han tratado de dar carpetazo al asunto. Sin embargo, cada día que pasa es un día más de angustia y de dolor de aquellas familias y amigos afectados.

Ante la continua tensión en la zona fui testigo de una manifestación en pleno centro de la región, de aquellos hombres y mujeres indignados que exigían justicia por la desaparición y el asesinato de los estudiantes y de todos aquellos casos de desapariciones forzadas.

Cabe aclarar que esto no es una cuestión que gira únicamente en torno a la desaparición de los 43 estudiantes, sino una continua lucha por levantar la voz ante la represión que se vive en el día a día. De una rabia compartida por la falta de oportunidades, así como una sociedad cansada de la ineficiencia y corrupción gubernamental. Donde más allá de lo que se puede interpretar en esos muros, es una realidad que aqueja a toda la sociedad mexicana.

Historias de represión del siglo XXI que no se diferencian de aquellas que sucedían en siglos pasados. ¿Dónde ha quedado el marco de derecho que ampara a todos y cada uno de los individuos que conforman a este país? La opinión pública nacional e internacional ya está cansada de escuchar las explicaciones insustanciales de un gobierno que no ha sido capaz de proteger los derechos de sus ciudadanos, por lo que hasta ahora el Estado se ha topado con un gigante espejo que exhibe la magnitud de su degeneración e ineficiencia.

Escrito por: María Fernanda Chávez Colón