Ver más de Opinión

Necesario diseñar una estrategia realista e integral de competitividad, de fomento y de comercio exterior

Competitividad, de fomento y de comercio exterior
El pasado 5 de Diciembre, el distinguido periodista Guillermo Farber publicó una nota en la que hice referencia a la oportunidad que se perdió con la llegada de Fox al Gobierno y que encarnaba el enorme deseo de cambio que existía en el país pero que, desgraciadamente, sólo se convirtió en alternancia en el poder así como la continuidad en los usos y costumbres corruptas establecidas por un régimen creado por Plutarco Elías Calles al señalar que se pasaba a la era de las instituciones pero que, en la realidad, era un cambio de los caciques corruptos a las instituciones corruptas, es decir, la institucionalización del dedazo y la corrupción generada por Alvaro Obregón.
Esto representó una enorme decepción para México y la entrada a un tobogán que mucho ha perjudicado al país. Dicha nota a la letra decía:

COMPETENCIA

Mi amigo Arnulfo R. Gómez, experto en comercio internacional: “Importante es señalar que en 1981, México fue la 8ª economía mundial, en 2000 era la 9ª economía mundial y en ese año, cuando el PAN llegó al poder creando una Oficina de Políticas Públicas para hacernos más competitivos, su titular, el doctor Eduardo Sojo nos prometió convertirnos en la 5ª economía mundial. La labor del panismo en un ambiente en que todo estaba a su favor fue tan mediocre que pasamos de ser la 34ª economía más competitiva en el año 1999, a la 66ª al final del nefasto periodo que también podríamos catalogar como la Docena Trágica del panismo pues, en el mismo periodo, en vez de ese 5º lugar que nos prometieron, caímos como economía mundial hasta la 15ª posición. Total, la diferencia era sólo de un dígito e implicaba únicamente quitar el dígito 1 para que en realidad nos colocaran en el 5º lugar. Hoy, que se presenta la posibilidad de un cambio, todos deseamos grandemente que no se repita la lección del panismo caracterizada por un fiasco que se inició con una persona apellidada Fox y que nos refleja una triste realidad”.

                                Evolución de la posición competitiva mundial WEF

  98 99 00 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17
EEUU 1 1 2 2 5 2 2 2 1 6 1 1 1 2 4 5 3 3 3 3
Canadá 6 8 11 3 12 9 16 15 13 16 12 13 10 9 10 14 15 13 15 15
México 39 34 42 42 58 53 47 48 59 58 52 52 60 60 66 55 61 57 51 51

Al respecto, importante es señalar que en 2001, también se creó la Comisión Presidencial para la Competitividad cuyo Secretariado, de igual manera, fue ejercido por el Dr. Sojo y la realidad nos muestra que durante su gestión  y el panismo en el poder, en materia de políticas públicas las acciones brillaron por su ausencia; que la competitividad registró un atraso enorme pasando de la 34ª a la 66ª posición, y que el cambio previsto también brilló por su ausencia especialmente en materia de comercio exterior debido a que durante el panismo, el priísmo más mediocre siguió mandando, incluyendo a la estructura de la SE y, no se diga, la de BANCOMEXT en donde al frente de la misma nombraron a un individuo que presumía de ser priísta de hueso colorado y experto en vivienda, José Luis Romero Hicks, quien en noviembre de 2003 fue vergonzosamente despedido por “tomar decisiones administrativas poco afortunadas”.

Conviene señalar que una de las actividades importantes que realizaba el Dr. Romero Hicks como Director General de BANCOMEXT, era revisar toda la correspondencia de la institución que salía en inglés pues se había dado cuenta de que algunas de las cartas que se enviaban desde BANCOMEXT no estaban correctamente redactadas.

Hoy nuevamente se presenta una oportunidad de oro para lograr un verdadero cambio y reorientar una actividad que es prioritaria y estratégica para el desarrollo económico de México: el comercio exterior.

Sin duda, es necesario dejar a un lado el dogmatismo, la improvisación, la frivolidad, la mediocridad y la simulación que ha prevalecido en nuestra política de comercio exterior así como en su promoción, especialmente en los 25 años más recientes.

Sin duda, es necesario reestructurar la promoción de comercio exterior y reorientar sus funciones a fin de que se pueda diseñar una estrategia realista e integral que comprenda a la competitividad, al fomento y al comercio exterior que nos permita revertir la serie de retrocesos que han registrado todas las variables económicas de nuestro país, para así lograr el bienestar largamente esperado por grandes núcleos de la población que han permanecido al margen del reducido desarrollo económico de México.