Monitor Nacional
Nepal en transición: la oportunidad de la responsabilidad global mexicana
Portada | Eduardo Luciano Tadeo Hernández
22 de septiembre de 2015 - 4:49 pm
Nepal-MN
México como miembro de la comunidad internacional puede aportar mucho en este proceso

Nepal ha tenido una historia contemporánea cruenta; más de cuatro décadas en la búsqueda de un nuevo proyecto de nación. Una aspiración esencial para la supervivencia del Estado y para la renovación de la identidad política y social nepalí. En el 2008 se abolió la monarquía, pero  desde entonces había sido imposible adoptar una nueva constitución por la poca capacidad de acuerdo de los partidos políticos. No obstante, el 16 de septiembre la Asamblea Constituyente aprobó la nueva constitución nepalí con 507 votos a favor y 25 en contra. En consecuencia, el domingo 20 de septiembre, el presidente de Nepal, Ram Baran Yadav, promulgó la nueva carta magna, enfatizando su deseo por que esta traiga prosperidad, estabilidad política y ayude el desarrollo económico y social de la nación.

Después de ser una monarquía hindú, Nepal se convierte en una república federal, secular y dividida en 7 estados. Este nuevo arreglo institucional modificará la forma de hacer política en el país, pero también la manera de relacionarse con el mundo. Es necesario pensar, sin embargo, que una nueva constitución per se no garantiza una transición exitosa. Aún el país afronta retos de gran magnitud: la verdadera inclusión de los más de 100 grupos étnicos existentes; el aumento del alfabetismo de la sociedad (hoy, sólo el 63.9% de la población se considera alfabeta); aumentar el PIB per cápita (que en el 2014 fue de 696.9 dólares); apoyar a la población que se dedica a la agricultura (aproximadamente el 70%); reducir la pobreza en la cual vive una gran parte de la población del país; fortalecer las instituciones para que logren en la práctica la aspiraciones constitucionales.

En este momento tan decisivo para su proyecto nacional y de fortalecimiento institucional, la comunidad internacional debe mostrar una gran solidaridad con Nepal. Sin embargo, el apoyo no debe ser una imposición externa; la dimensión local debe ser el pilar de este proceso, pues el éxito dependerá de que tanto se involucre o no a los ciudadanos en la consolidación de la nueva república.

México como miembro de la comunidad internacional puede aportar mucho en este proceso. Habiendo adoptado a lo largo de su historia diversos tipos de regímenes políticos (imperial, centralista y federal,) conoce los retos que afrontará el gobierno de Katmandú. Aunque no tenemos una relación estratégica con Nepal, muestra de ello es que la Embajada de la India es concurrente con este país, el gobierno mexicano a través de la Agencia Mexicana de Cooperación  Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) debería actuar con responsabilidad global y coadyuvar en el proceso de desarrollo nepalí. México ya ha canalizado ayuda a Nepal tras el terrible sismo que vivió este año; el nuevo reto deberá ser aumentar y fortalecer la ayuda mexicana, para este propósito la diplomacia a cargo de Melba Pría, la nueva embajadora de México en la India, será inmensurable.

TAGS: , , ,