Ver más de Portada

New York Times detalla el control del gobierno mexicano sobre los medios

Ciudad de México.- Casi dos mil millones de dólares (360 mil millones de pesos) ha gastado en cinco años Enrique Peña Nieto en su gestión como presidente de México, de acuerdo con datos de Fundar, un centro de análisis de transparencia, lo que se lee como una medida de controlar las líneas editoriales de la mayoría de los medios de comunicación en el país.

Un reportaje de The New York Times reveló que en el panorama mediático mexicano los funcionarios federales y estales dictan las noticias y exigen a los medios los temas que deben informar y cuáles no deben tocar, además que presionan para suavizar reportajes o para posponerlos. Según entrevistas con ejecutivos, directores y periodistas, el 66% de los comunicadores mexicanos admiten que se censuran.

El PRI fue pionero en el sistema de control de medios durante la presidencia de José López Portillo, práctica que se reforzó en los sexenios siguientes, incluidos los dos periodos del PAN al frente del país, y que se extendió también en los estados, donde los gobernadores gastan enormes fortunas para silenciar a los medios.

Tal es el caso de Chihuahua, donde el exgobernador César Duarte gastó más de 50 millones de dólares en publicidad, lo que provocó una gran deuda pública para el estado, además de pagar recibos para sobornar a periodistas locales y se detectó la creación de portales informativos para apoyar la agenda del entonces mandatario.

“La relación entre los medios y el poder es uno de los problemas más graves de México. Existe una colusión, un acuerdo, en términos de cómo se gestionan los recursos públicos para recompensar o castigar a los medios”, reconoció Javier Corral, actual gobernador de Chihuahua.

Dependencia del dinero público

La publicidad oficial inunda los medios impresos, además de la radio o la televisión. El gasto extraordinario en publicidad se produce cuando el gobierno mexicano ha reducido presupuesto a temas como salud, educación o servicios sociales.

Según historiadores, coptar a los medios de comunicación es de alta importancia para el gobierno, y esto refleja la ausencia del pacto básico que la prensa hace con sus lectores en una democracia.

El grave problema está en la dependencia que tienen los medios por la publicidad oficial desde hace mucho tiempo, lo que los imposibilita a sobrevivir de alguna otra manera; esto le da poder a los funcionarios para presionar sobre la cobertura de algunas noticias y dejar fuera otro tipo de información.

Aproximadamente 68% de los periodistas reconoció que se censura, no solo por el miedo de sufrir un atentado o ser asesinado, sino también por la presión de los anunciantes y el impacto negativo que tendría sobre el medio.

Información de Animal Político.