Monitor Nacional
No es normal
México hablando | Sofia Monserrat
11 de mayo de 2016 - 2:49 pm
Marcha-MN
No deberíamos movernos para exigir que se nos respete, pero nuestro gobierno nos ha violado y nos ha arrebatado nuestra libertad y seguridad

El día de ayer se realizó la tradicional marcha del 10 de mayo en la capital del país. Las mamás de los más de 26 mil 121 desaparecidos en nuestro país, se juntaron para pedirle a las organizaciones internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea, así como a organizaciones mexicanas como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, que reconozcan que oficialmente que México vive una crisis humanitaria, un debacle institucional y carente de legitimidad.

El obispo Saltillo Raúl Vera, quien marcho en conjunto con las mamás, destacó que el caso de los 43 estudiantes le abrió los ojos, no solo a todos los mexicanos, sino también a la comunidad internacional acerca de la situación real que se vive en México, en donde el estado le está enviando el peligroso mensaje a nuestra nación de que cualquiera puede desaparecer en México sin que se haga nada al respecto.

Parte de lo que las mamás exigen a la comunidad internacional, es la intervención, ya que consideran a México como un estado fallido en el cual no sólo estamos atrapados todos los mexicanos, sino también todos los migrantes que están aquí con la intención de paso, y sin embargo llegan a ser víctimas de nuestra crisis humanitaria. Este año, madres migrantes centroamericanas, se unieron por primera vez a esta marcha, así mismo, haciendo un llamado a los estado centroamericanos de exigirle a las autoridades mexicanas respetar los derechos humanos de sus paisanos.
La declaración universal de los derechos humanos fue redactada y firmada por los primeros países miembros de la ONU, entre ellos México, en el año 1948. Veinte años más tarde sucedió la matanza de Tlatelolco, días antes de inaugurar las olimpiadas en nuestro país. Tres años más tarde siguieron las, aún más violentas, represiones del estado hacia los movimientos sociales en el país. En el 2014, 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero fueron víctimas de la desaparición forzada de parte de su mismo gobierno estatal y hasta el día de hoy no se tiene una clara respuesta de parte de las autoridades de lo que les sucedió.

Según la revista Proceso, actualmente desaparecen 11 personas al día en nuestro país, esto no es normal. Lo peor que podemos hacer como mexicanos es permitir que la violación de nuestros derechos humanos se normalice, y mucho menos si los responsables de este delito son nuestras mismas autoridades.

Cuando se habla de la violación de los derechos humanos, se refiere a que el estado sea el responsable de que un derecho humano no se respete. Las autoridades mexicanas nos han demostrado numerosas veces que han sido responsables de actos de tortura, represión, corrupción y demás violaciones a los derechos humanos de todos los mexicanos.

Las acciones de la comunidad internacional ante nuestra crisis humanitaria, ha sido hasta ahora, aconsejar y ofrecer ayuda al estado para investigar acerca de las desapariciones forzadas, sin embargo nuestro gobierno se ha esforzado para no dar a la luz dicha información, por lo que no aceptan el apoyo internacional para combatir dicha crisis.
Pero México está despertando, nos estamos moviendo y debemos seguir así, ya que si queremos un cambio real, debemos crearlo nosotros mismos. Nuestro estado nos ha llenado de falsas esperanzas, de nuevos partidos con propuestas de un supuesto cambio real, de decepciones, de disculpas y de dolor. Así que hay que agradecerle a nuestro gobierno de abrirnos los ojos, de indignarnos y tocar nuestros corazones para movernos, exigir y luchar por lo que merecemos como mexicanos, como seres humanos y como ciudadanos del mundo.

No es normal tenerle miedo a nuestros policías, tener que confirmar que llegamos bien a cualquier lugar, ser asesinada por tu condición de género, que los estudiantes desaparezcan, que el transporte público atropelle, que el gobierno torture, tener que vestirte de cierta manera para que no te lastimen, que te roben en la calle y tengas que conformarte con al menos estar vivo, tener que mudarte de país por una mejor oportunidad, que se persigan a los periodistas y no a los delincuentes, no debe ser normal.

No deberíamos movernos para exigir que se nos respete, pero nuestro gobierno nos ha violado y nos ha arrebatado nuestra libertad y seguridad, nos ha mentido y nos ha enseñado que si queremos ser respetados, tenemos que exigirlo. Si tenemos que hacerlo, lo haremos, pero lo haremos hasta el momento en que el gobierno respete nuestros derechos humanos sin la necesidad de que nosotros tengamos que exigirlos o defenderlos.

TAGS: , , , ,